Pescado Azul


Cada vez se oye más hablar de los pescados azules. Entusiastas de la gastronomía y de la nutrición exaltan las infinitas bondades de este grupo de alimentos, que parece ser fuente de salud, pero ¿tenemos claro qué es el pescado azul y por qué es tan recomendable su consumo?

El pescado en la nutrición

El pescado es un elemento esencial dentro de lo que se considera una alimentación equilibrada y sana. Las personas que consumen mucho pescado suelen tener una mayor esperanza de vida. Posee un alto valor proteínico, es una rica fuente de sales minerales (calcio, hierro, potasio, fósforo, yodo…) y nos aporta la mayoría de vitaminas necesarias para una buena nutrición (A, B1, D, E…). Además el pescado es fácil de digerir, bajo en calorías y nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

 

¿A qué llamamos pescado azul? 

La diferenciación entre el pescado azul y el blanco no responde a una clasificación por especies, sino a propiedades nutricionales. El llamado pescado azul realiza grandes desplazamientos y por ello necesita acumular más grasa entre sus músculos, a modo de reserva energética. El pescado azul posee entre un 5% y un 10% de grasa. Esta grasa produce una coloración externa azul, origen del nombre popular de estos pescados. El pescado blanco, por otro lado, contiene menos de un 2% de grasa. Existe un grupo intermedio de pescados, llamados “semigrasos”, que poseen una cantidad intermedia de grasas.

 

 

Pescado Azul                    Pescado Blanco                     Pescado Semigraso
Atún Bacalao Dorada
Bonito Lenguado Lubina
Sardina Merluza Salmonete
Boquerón Rape Besugo
Salmón Congrio Anguila
Angula Gallo Sargo
Jurel Rodaballo
Cazón Cabracho
Anchoa Pescadilla
Chicharro Serviola (Lecha)
Caballa Mero

 

 

Los ácidos grasos poliinsaturados y el omega 3

¿Por qué los pescados que más grasas contienen son los mejores para el colesterol y las enfermedades cardiovasculares? La grasa del pescado azul es rica en ácidos grasos poliinsaturados y consta, entre otros compuestos, de ácidos grasos omega 3. A efectos prácticos se puede decir que estos ácidos aumentan el colesterol HDL (popularmente llamado “colesterol bueno”) a la vez que disminuyen el colesterol LDL (o “malo”) y el nivel de triglicéridos. También se ha comprobado que este tipo de grasas reducen la presión arterial y la viscosidad sanguínea. Todo ello se traduce en una buena salud cardiovascular.

Además de la larga lista de bondades en el campo de la prevención de todo tipo de enfermedades relativas al sistema circulatorio, estos compuestos tienen muchas otras propiedades saludables: Se ha comprobado que el ácido linolénico tiene propiedades antiinflamatorias en enfermedades de las articulaciones, la enfermedad de Crohn o los dolores menstruales y tiene efectos positivos en el sistema inmunológico. Además se le atribuyen propiedades anticancerígenas, especialmente el cáncer de colon, el cáncer de próstata y el cáncer de mama. Existen estudios que relacionan el consumo de este pescado con las mejoras en el estado de ánimo y la concentración. Existen incluso estudios que apuntan a que reduce el riesgo de demencia.

¿Algo negativo? Médicos y nutricionistas recomiendan, especialmente a mujeres embarazadas y niños en edad de crecimiento, el consumo de pescado azul al menos 2 o 3 veces por semana. Sólo si se padece de gota o hiperuricemia puede desaconsejarse el consumo excesivo de este pescado, por su contenido en purinas.

 

Asado, estofado, frito, salteado o incluso enlatado, el pescado azul previene todo tipo de enfermedades circulatorias, es fuente de proteínas, vitaminas y minerales y un auténtico placer para el paladar. Una sabrosa forma de cuidar nuestra salud y la de nuestra familia.

6 Comentarios
    • Natalia Berger

      Pues estás de suerte si te gustan las sardinas. Además de ser uno de los alimentos que más omega 3 nos aportan, son una importante fuente de vitaminas, hierro y calcio. Así que este verano date el lujo sin remordimientos.

  1. veronica

    Que buen articulo , gracias por compartir , realmente deseo cambiar mis hàbitos alimenticios y lo mejor es estar bien informados.

    • Natalia Berger

      Nos alegra saber que te gustan nuestros contenidos y también que vamos a contribuir, aunque sea un poco, en una mejora en tus hábitos de vida. Mucho ánimo con esa nueva vida, Verónica.

      ¡Saludos!

  2. Maria Jose

    Hola, acabo de leer este articulo. Lo iba buscando porque mi endocrino me dijo ayer, que comiera pescado azul porque tengo carencia de vitamina D pero como tengo colesterol alto que solo una vez por semana, pero se me acaba de quedar la cara de tonta al leer esto….. asi que…..¿cambio de endocrino?

    • Natalia Berger

      Tu endocrino es el que conoce tu caso, tu historial médico, qué tipo de colesterol tienes y cuál es su origen… Aunque nosotros damos aquí unos consejos generales, jamás tendrán el valor que tiene la opinión de un médico tras un estudio de la situación concreta. Cada caso es muy particular y verdades absolutas hay muy pocas en nutrición.

      ¡Gracias por confiar en nosotros y suerte con tu dieta!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.