Un fruto seco muy saludable


Penelope Coronado

En nuestra alimentación y dieta diarias no podemos olvidarnos de los frutos secos. Muchos consumidores evitan comerlos por ser una gran fuente de calorías, pero los frutos secos poseen nutrientes imprescindibles para el organismo como vitaminas, minerales y fibras. Tanto endocrinos como expertos en nutrición reconocen que los frutos secos son muy beneficiosos para el organismo, siempre y cuando no se abuse de ellos.

Un fruto seco muy nutritivo y beneficioso para nuestro organismo son las nueces. La nuez es la semilla del árbol del nogal. Su origen, según algunos autores, es Persia, o China y Japón, según otros. Hoy en día se cultiva en regiones templadas de todo el mundo, en especial Europa, Asia y Norteamérica. Se producen durante todo el año y se comercializan con o sin cáscara.

Existen más de cuarenta tipos de nueces, y entre ellos destacan las nueces de Macadamia, la nuez de Castilla, que es la nuez común que solemos consumir, la nuez encarcelada y la nuez mantequilla.

Un alimento muy completo, beneficioso para el corazón

La nuez es el fruto seco más calórico que existe, aporta 675 kilocalorías por cada 100 gramos y es muy rico en grasa. Las nueces son ricas sobre todo en grasas poliinsaturadas de tipo omega 3, por esta razón reducen los niveles de colesterol y de triglicéridos en la sangre. Su consumo moderado ayuda a proteger al organismo de enfermedades coronarias, evita la formación de trombos, frena los procesos inflamatorios, y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio o la angina de pecho.

Gracias a su contenido en vitaminas del grupo B (B1, B6 y B9) las nueces están indicadas para aliviar la fatiga, el estrés o el síndrome premenstrual. Además, poseen un alto contenido en ácido fólico, acido alfa-linolénico, Omega-3, Aminoácido esencial, niacina y taninos.

Las nueces son buena fuente de proteínas de origen vegetal, contienen una cantidad importante de fibra, y en cambio poseen muy pocos carbohidratos. Además en las nueces se concentran minerales como el potasio, fósforo, sodio, magnesio, el calcio o el hierro, y oligoelementos como el zinc y el cobre.

Aunque no se recomienda consumir diariamente una cantidad elevada de nueces, por su gran aporte calórico, es muy saludable comer unas 3 o 4 nueces diarias. Se pueden comer crudas, como aperitivo, o añadirlas a ensaladas o a postres. Prueba a poner, por ejemplo, unas nueces a unas fresas o a unas frambuesas, o sorpréndete echando nueces a una ensalada de espinacas o canónigos con queso en dados.

6 Comentarios
  1. María

    A mi las nueces me encantan, son un vicio, y si las pones en ensalada, o para postre con un poquito de miel… mmm

  2. alfonso

    uy! no las había probado con miel, pero puede ser un “mix” total!… lo único que me preocupa es que ya el número de calorías se dispara, no??…

    • Penelope Coronado

      Un poco, claro… pero tal como os decimos: no se recomienda consumir diariamente una cantidad elevada de nueces, por su gran aporte calórico… más si las añades miel.

  3. Penelope Coronado

    ¡Las nueces para ensaladas son exquisitas! Le van bien a las espinacas y también a los canónigos, y si juntas nueces con un poco de manzana en láminas y un poco de queso de sabor fuerte, o suave si lo prefieres, te queda una ensalada espectacular y ¡muy nutritiva!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.