Skip to content

Crumble de manzana

Ingredientes para el crumble

Ingredientes para el relleno

45 MINUTOS

Dificultad: Baja

PREPARACIÓN CRUMBLE DE MANZANA

Para estas tardes de otoño, te ofrecemos un postre ideal de frutas de temporada y muy fácil de preparar: el crumble de manzana. Esta receta combina la textura crujiente de la cobertura con un interior muy tierno y jugoso conseguido a base de daditos de manzana y canela. Perfecto para ocasiones especiales o simplemente para darte un pequeño capricho. ¡Te encantará!

En primer lugar, precalentamos el horno a 190 grados.

Mientras tanto, pelamos las manzanas y las descorazonamos. Después, las cortamos en dados pequeños de más o menos un centímetro de lado, y las introducimos dentro de un bol. A este recipiente añadimos el azúcar moreno, la canela y la cucharada de maicena. Mezclamos todo bien.

Untamos un molde redondo de unos 24 cm de diámetro con mantequilla. Añadimos la mezcla de manzanas y distribuimos uniformemente. Reservamos.

En otro bol, añadimos la harina, las dos clases de azúcar y mezclamos bien hasta integrar. Sacamos nuestra mantequilla Lurpak® de la nevera y la cortamos en dados. La añadimos a la mezcla de harina y azúcar, y vamos integrando con las yemas de los dedos. No tenemos que conseguir una masa, sino migas de masa.

Después de conseguir esta textura, la añadimos sobre el molde cubriendo totalmente las manzanas preparadas previamente. Llevamos al horno y horneamos durante unos 45 o 50 minutos hasta que la superficie esté dorada. 

Servimos tibio. Te aconsejamos acompañarlo de una tacita de té o un poquito de helado para conseguir un fabuloso contraste de temperaturas. ¡La combinación perfecta! ¡A disfrutar!