Skip to content

Todo lo que necesitas saber de la calabaza

Propiedades y beneficios de la calabaza

Nada más oír la palabra calabaza, es inevitable que te venga su imagen a la cabeza. Aunque solo sea por la gran popularidad de la que goza gracias al hecho de ser uno de los elementos más representativos de la festividad que se celebra la noche anterior al día de difuntos: Halloweencosa que le granjeó una gran popularidad más allá de su sabor, de su versatilidad a la hora de ser cocinada y de sus propiedades y beneficios para la salud.

Evidentemente, sus cualidades van mucho más allá del hecho de ser uno de los principales símbolos de la noche anterior al día de difuntos, y precisamente de eso te vamos a hablar en este artículo.

Este fruto de la calabacera, que es comestible y tiene una forma redondeada y un gran tamaño, puede ser de color amarillo o naranja. Tiene una gran cantidad de semillas en su interior. En cuanto a su origen, se dice que las primeras calabazas surgieron en Asia Meridional. Los hebreos y los egipcios fueron unos de los primeros en cultivarlas.

Tipos de calabaza

La calabaza puede encontrarse durante todo el año, pues hay calabazas de invierno y calabazas de verano. Vamos a ver en qué tienes que fijarte a la hora de elegirlas. Algo común a la hora de escoger correctamente, ya sea una calabaza de invierno o una de verano, es fijarse en que tengan la piel intacta y firme. Si es lisa y fina puede significar que todavía está un poco verde.

Calabaza de invierno

Fíjate en que sean de piel gruesa y pesadas en relación a su tamaño. Los tipos más destacados son la confitera, la de zapallo y la banana. Lo cierto es que, gracias a su piel gruesa, son las que mejor se conservan.

Calabaza de verano

Debes fijarte en que sean suaves al tacto, brillantes y con una piel que no sea muy dura. Algunas de las variedades más conocidas son la rondín, la bonetera y la espagueti.
La calabaza

Propiedades de la calabaza

Lo cierto es que la calabaza tiene grandes propiedades. Además, el 90% de ella es agua y contiene muy pocos hidratos de carbono y calorías.

  • Varios estudios revelaron que la calabaza tiene propiedades antidiabéticas. Una buena idea para potenciar ese efecto es consumir diariamente una cucharada de calabaza especiada con algo de canela, que además de estar riquísima, también es una excelente reguladora del azúcar.
  • Tiene una gran cantidad de minerales. Entre otras cosas, es rica en potasio, magnesio, calcio, zinc y hierro.
  • También contiene una alta cantidad de betacorenos. Este es un pigmento vegetal que actúa como antioxidante, ayudando al organismo a producir vitamina A y es importantísimo para que la piel tenga una buena salud, llegando incluso a reducir los signos de envejecimiento prematuro. También resulta de gran ayuda en tratamientos para la psoriasis o la piel seca. Estos pigmentos son los que le dan ese color naranja tan característico (un caso que también se repite en otros alimentos tan beneficiosos como la zanahoria).
  • Contiene aminoácidos y ácidos como el aspártico, el linoleico, el palmítico y el oleico.
  • Aporta vitaminas tan importantes como la A y la C. También contiene en menor medida otras como la E y las del grupo B (por ejemplo, el ácido fólico).

Esperamos haberte ayudado a conocer mejor todo lo que respecta a la calabaza. Como habrás visto, además de muy versátil a la hora de ser cocinada, tiene numerosas propiedades que pueden ser muy beneficiosas para tu salud. Por si fuera poco, cuenta con la gran ventaja de que puedes encontrarla durante todo el año.

Beneficios de la calabaza para la salud

Gracias a su composición nutricional, la calabaza es muy aconsejable sea cual sea tu edad. Es especialmente recomendable durante la infancia, pues ayuda a que la piel, los dientes y los huesos estén en buen estado. También contribuye a mejorar el aparato digestivo y el sistema nervioso. Vamos a ver cuáles son los principales beneficios que la calabaza puede aportar a tu salud:

  • Previene un gran número de enfermedades inflamatorias como el asma o la artritis.
  • Gracias a su alto contenido en vitaminas y minerales como el ácido fólico, es muy recomendable consumirla en época de embarazo.
  • Elimina el exceso de mucosidad, por lo que resulta de gran ayuda a la hora de hacer expectorar, sobre todo a los más pequeños.
  • Protege el aparato digestivo evitando problemas como la gastritis, la úlcera gastroduodenal, el estreñimiento, los parásitos intestinales o el exceso de acidez.
  • Evita y alivia un gran número de enfermedades relacionadas con el aparato urinario como los cálculos renales, la cistitis o la retención de líquidos.
  • Los licopenos que contiene previenen varios tipos de cáncer como el de pulmón, estómago, vejiga o próstata.
  • Tiene un alto contenido en vitamina A, que es especialmente buena para para la salud ocular, previniendo problemas como las cataratas, la fotofobia o la ceguera nocturna.
  • Su alto contenido en fibra hace que la calabaza sea perfecta para combatir el estreñimiento.
  • Tiene un efecto saciante, pues, entre otras cosas, tiene un contenido en agua del 90%, contiene fibra y tiene un dulzor que hará que no tengas la tentación de excederte comiendo otros dulces.
  • Previene desequilibrios del azúcar como la diabetes o la hipoglucemia.
  • La fibra que contiene se hincha en el estómago, “llenando” lo suficiente como para crear una sensación de saciedad. Además, es baja en calorías. Estos factores la hacen ideal para combatir problemas como el sobrepeso.
  • Las semillas de la calabaza son utilizadas desde hace muchos años en la medicina natural tanto para eliminar parásitos intestinales como para prevenirlos. Tomar unas 30 semillas de calabaza a diario, sirve como remedio para mayores y niños.
  • Protege del exceso de sol y previene problemas cutáneos como los eczemas (dermatitis atópica).
  • Alivia y previene problemas del sistema nervioso como el estrés, la ansiedad, la depresión o el insomnio.
  • Previene enfermedades del metabolismo como el exceso de ácido úrico o la obesidad.
  • Es ideal para proteger el sistema inmunitario de problemas como las enfermedades degenerativas, las gripes o las infecciones crónicas.
  • Evita problemas relacionados con la salud masculina como el cáncer de próstata, la hipertrofia benigna de próstata, o la oligoespermia (infertilidad).
La calabaza
La calabaza

Valor nutricional

Tanto la calabaza de invierno como la calabaza de verano están básicamente compuestas de agua y tienen un bajo contenido en hidratos de carbono, por lo que constituyen una excelente fuente de fibra. Vamos a ver las cantidades por cada pieza de 100 gramos comestibles:

  • Proteínas: 1,30 gramos
  • Energía: 27,25 kcal
  • Grasa: 0,20 gramos
  • Zinc: 0,20 gramos
  • Sodio: 3,10 miligramos
  • Potasio: 304 miligramos
  • Calcio: 22 miligramos
  • Hierro: 0,80 miligramos
  • Hidratos de carbono: 5, 40 gramos
  • Fibra: 1,50 gramos
  • Vitamina C: 12 miligramos
  • Ácido fólico: 336 miligramos
  • Vitamina B6: Piridoxina 0,11 mg
  • Vitamina B2: Riboflavina 0,07 mg

Versatilidad en la cocina

La calabaza es perfecta para cocinar, pues puede hacerse de muchas formas, tanto en platos fríos como calientes, así como en dulces y salados. Antes de utilizarla es preciso cocerla. La piel también puede comerse después de cocida y lavada.

Si, por ejemplo, la haces horneada o asada, en trozos grandes y con su piel, conseguirás que conserve todo su sabor y color. Eso no quiere decir que no puedas preparar la calabaza de otras formas: salteada, al vapor o hervida en poca agua.

Cómo conservarla, pelarla y cocinarla

Las calabazas aguantan bastante tiempo (hay algunas que pueden conservarse hasta por 6 meses). En verano, lo mejor es guardarlas en la nevera y consumirlas en breve. Una vez que partes la calabaza, aguanta más o menos una semana en la nevera. Eso sí, tienes que cubrirlas con un film, taparles la piel o guardarlas en una bolsa perforada.

Las mejores calabazas son aquellas que cumplen con el requisito de tener la piel intacta y gruesa. Con su pedúnculo y un peso que en relación sea mayor a su tamaño. Estas son las que pueden aguantar varios meses, aunque lo ideal es que las consumas en su punto. Total, pueden encontrarse durante todo el año y no te será nada difícil encontrar dónde comprar una.

Lo cierto es que pelarlas puede hacerse un poco difícil si no sabes cómo hacerlo correctamente. Pero no te preocupes, como casi todo, esto también tiene su truco: bastará con que la cuezas antes un poco cortada a trozos. Así, la piel se ablandará, haciéndote mucho más fácil la tarea de quitarla.

Siempre que vayas a usarla, pásale antes un trapo húmedo. Puedes cocinarlas de varias maneras:

  • Troceada y hervida o cocinada al vapor. Antes tendrás que quitarle la piel, las semillas y la fibra. No conviene que se cueza durante mucho tiempo, pues perdería algo de sabor y nutrientes. Con unos 20 minutos de cocción es más que suficiente.
  • También puedes hacerla asada al horno. Para ello, córtala por la mitad y quítale las semillas. Después, vacía la pulpa, tritúrala. Puedes emplearla para purés y sopas. También está deliciosa cortada a rodajas con miel y especias.

Recetas

Ensalada de calabaza

Esta es una ensalada atípica y muy refrescante. Está llena de vitaminas, hierro y fibra. Ideal para acompañar un buen pescado o carne de granja.

Mermelada para Halloween

Ahora que ya conoces las propiedades de la calabaza, te proponemos formas divertidas y originales de utilizarla en la cocina como por ejemplo esta mermelada para Halloween.

Crema de calabaza

Las cremas son ideales como primer plato, ya que son un potente saciador y es donde podemos encontrar todas las vitaminas y la fibra que necesitamos a lo largo de día.

Lasaña de calabaza

Una receta alterna a la tradicional lasaña boloñesa y que además es rica en fibra y vitaminas. Muy sencilla y rápida de preparar y que además dejará boquiabiertos a tus comensales.

Lasaña Calabaza

Cómo preparar la calabaza

Hablando de calabazas de invierno, que son especialmente dulces podemos usarlas de infinitas formas: su sabor y textura combina bien con sabores como el de la almendra, la canela, la castaña, el jengibre, la manzana, el coco, aromáticas como romero o tomillo y setas.

Es extremadamente fácil asarlas, abriéndolas a la mitad o en cuartos, retirando las semillas, practicando unos cortes en la pulpa y horneándolas boca abajo hasta que la cáscara se oscurece.

La pulpa de la calabaza asada puede ser la base de infinitas preparaciones:

  • Añadiendo huevo, patata y harina podemos elaborar ñokis deliciosos en casa, que se pueden rehogar una vez cocidos con aromáticas y aceite de oliva.
  • Con la pulpa asada y añadiendo únicamente un poco de caldo vegetal, sal y pimienta, podemos obtener una deliciosa sopa/crema que podemos combinar con un huevo poché, unos frutos secos picados, perejil o tomillo. La crema queda especialmente bien si incorporamos una parte de leche de coco.
  • Se puede incorporar a masa de bizcochos saludables, sustituyendo así el azúcar por el dulzor de la calabaza. Canela, jengibre, cardamomo y pimienta combinan a la perfección con el sabor de la calabaza.
  • También podemos usar una pequeña porción de la pulpa de la calabaza asada para endulzar nuestros porridge y gachas de avena o para hacer fantásticos pancakes sin azúcar.

También podemos asar la calabaza en cubos o pequeños “gajos” ya pelada, una pizca de sal y pimienta y un hilo de aceite de oliva son aderezo suficiente. Posteriormente las podemos servir a modo de “patatas fritas” si las hacemos bien crujientes o incorporar  a platos como potajes, ensaladas, woks, tortillas o currys. Sus posibilidades son innumerables.

Además de asada, proceso mediante el cual potenciamos su sabor y aroma, la calabaza también se puede consumir cocida.

Una auténtica delicia de otoño que os animamos a probar. Y tu ¿te atreves con la calabaza?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Quizás te interese
Quiche de puerros
Ensaladas, legumbres y verduras

Quiche de puerros

Quiche de puerros, calabacín y queso Arla. Una tarta salada de verduras para comer fría o caliente. Ingredientes y tiempo de elaboración.

Quiche de brócoli con gouda
Ensaladas, legumbres y verduras

Quiche de brócoli con gouda

Descubre cómo preparar una Quiche de brócoli con queso, una receta fácil y saludable que no puede faltar en tu mesa.