Skip to content

El champiñón, un gran antioxidante

los champiñones

Aunque los incluimos habitualmente dentro de grupo de los vegetales, los hongos tienen pared celular y forman esporas. Son fundamentalmente terrestres. Existen muchos tipos desde los microscópicos, hasta los líquenes pasando por los que hoy nos ocupan, los champiñones que se encuadran dentro de los hongos macroscópicos comestibles o setas. El champiñon común o Agaricus bisporus es uno de los más populares ya que se produce ampliamente para la venta, estando su consumo muy extentido a nivel mundial. Como anécdota puedo contarte que las setas Portobello (Agaricus brunnescens), son de la misma familia que el champiñón blanco, pero ofrecen una textura más firme y tersa, un sabor más dulce y fresco, e igualmente delicado. El champiñón Portobello tiene un sombrero de color marrón tostado, pero su interior es blanco y limpio.

En el mercado podemos encontrarlos realmente pequeños (los enlatados) hasta los más grandes y que pueden servirnos como soporte para la hamburguesa vegetal más original. En cuanto a sus valores nutricionales, los champiñones son un alimento bajo en grasas y sodio. Es asimismo una fuente de vitamina D (biodisponibilidad de vitamina D2) , tiamina (B1), vitamina B6,  folato y magnesio. Son además muy buena fuente de fibra dietética, vitamina C, riboflavina(B2), niacina(B3), ácido pantoténico, hierro, fósforo, potasio, zinc, cobre, manganeso y selenio.

Estos nos aportan principalmente carbohidratos y proteínas,  además de las vitaminas y minerales. Por ración (1 taza de setas cocinadas, escurridas y sin sal) nos aportan unos 142 g. de agua.

La calidad de las proteínas vegetales varía. Aunque los aminoácidos limitantes varían en función de la especie (lisina, leucina, triptófano, metionina, cisteína) para completar este alimento se sugieren otros como cereales, granos, pastas, semillas, vegetales, etc.

Sugerencias para comprar y cocinar champiñones

En general para las setas se recomienda no consumir setas que no se conozcan ya que no siempre el hervido o la deshidratación de la seta acaba con las toxinas. Algunos venenos sí se desactivan  con el calor pero no todos. Aunque en general no se deben comer crudas, los champiñones son una especie perfectamente conocida y fiable para hacerlo.

Debemos desechar ejemplares viejos o en malas condiciones  ya que pueden resultar indigestos por el exceso de esporas.

Las setas, aunque sean comestibles, pueden producir alergias cutáneas, digestivas y por inhalación en algunas personas. Se evitará el consumo excesivo, limitándolo a 200 g./semana aproximadamente.

No debemos conservar durante mucho tiempo en el frigorífico. Son alimentos muy perecederos que pronto pierden sus cualidades gastronómicas, y se descomponen de forma rápida. ¡Consumir cuanto antes!

Existe una advertencia adicional que no debemos pasar por alto y es ser conscientes del peligro a la hora de elaborar conservas caseras por el  Clostridium botulinum. En el caso de adquirir setas envasadas, estos envases deberán estar debidamente etiquetados, especificando denominación del producto, si son cultivadas o silvestres, variedad, género y especie, peso, categoría, fecha de caducidad, lote, condiciones de conservación, ingredientes (si son por ejemplo mezcla de varias setas), identificación de la empresa que la comercializa, envasa, exporta o importa y sus características nutricionales.

propiedades de los champiñones

Champiñones en la cocina

Estas recomendaciones podemos aplicarlas para obtener el mejor resultado en un plato cuyo ingrediente principal o acompañamiento sean los champiñones.

  • Escrupulosa limpieza
  • Poca manipulación
  • Pocos ingredientes y buenos
  • Lo de siempre: buen aceite, ajo, perejil como potenciadores de su sabor
  • Para conseguir una textura inmejorable, se recomienda fuego muy fuerte durante solo 1 minuto o un minuto y medio, nos quedarán al dente sin perder aromas y conseguiremos esa textura casi carnosa.
  • Disfrutar de la seta cruda siempre que se pueda

Los champiñones son ideales para guisos, rehogados, carpaccios y ensaladas, sopas y cremas, rellenos de canelones u otras pastas, acompañamiento de arroces y risottos, hamburguesas vegetales, salsas para carnes, pasteles vegetales, legumbres, rellenos de empanadas, pizzas, tortillas y platos con huevos y un enorme etcétera. Su versatilidad es maravillosa, y tenerlos a mano, ya sean frescos, enlatados o congelados son un recurso fantástico para cualquier cocinillas.

Ya sean como principal o como acompañamiento serán un éxito en nuestra mesa, permiténdonos obtener un resultado menos calórico que otras opciones cárnicas, equilibrado e igualmente rico en nutrientes.

recetas con champiñones

Cómo cocinar setas

En este artículo te enseñamos a cocinar setas y champiñones con unos sencillos consejos que harán que les saques el máximo partido.

como cocinar setas

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Quizás te interese
pizza hawaiana ingredientes
Pasta, arroces y pizzas

Pizza con piña

Sigue estos pasos para preparar una deliciosa pizza con piña. Una receta fácil y rápida de preparar.

Pasta integral con kale
Pasta, arroces y pizzas

Pasta integral

Os animo a preparar un plato de pasta integral con kale que gratinaremos con queso rallado Pasta de Arla. ¡Sigue el paso a paso en la vídeo receta de Mario Sandoval!