platano-deporte


Natalia Berger

Los que sois aficionados a ver deportes de alto desgaste como el ciclismo o el tenis habréis observado como muchos deportistas sacan entre set y set, a media etapa o una vez finalizada una carrera… un plátano. ¡Y no parece irles mal! ¿Qué tendrá esa fruta amarilla que tanto gusta a los deportistas? Hoy lo analizamos.

 

Energía instantánea para antes, durante o después del deporte

El plátano es una fruta rica en hidratos de carbono simples, o azúcares. Posee tres tipos de azúcares naturales que evitan los bajones físicos súbitos, más conocidos entre los deportistas como “pájaras”. El índice glucémico del plátano es el más elevado de todas las frutas, lo que significa que la energía se libera más rápido que en el caso de una manzana o un naranja. Después de comer un plátano, recibiremos energía de forma continuada durante aproximadamente una hora. Por ello resulta un snack ideal para cargar pilas durante el ejercicio.

 

Vitaminas y minerales esenciales para el deporte

El plátano es una fruta muy rica en vitaminas y minerales como potasio, magnesio, hierro… Muchos de ellos son especialmente interesantes desde el punto de vista de un deportista.

Los plátanos son conocidos por el potasio. El potasio es un electrolito esencial en la composición de la sangre. Mejora el metabolismo de los carbohidratos y el trasnporte de la glucosa, ayudando a los músculos a ser más eficientes. Sin potasio los músculos dejan de trabajar de forma correcta.

El plátano también es una buena fuente de magnesio. Este mineral, junto con el potasio y el sodio (este último habrá que buscarlo en otras fuentes, como bebidas isotónicas) se encargan de evitar los calambres musculares. Visto de otro modo: durante el ejercicio perdemos muchos minerales a través del sudor. Estos minerales deben ser repuestos ya que, entre otras cosas, afectarán al músculo y nos veremos incapaces de continuar a pleno rendimiento.

En cuanto a las vitaminas, el plátano es rico en vitaminas del grupo B, como por ejemplo la vitamina B6, que ayuda a metabolizar más de 60 proteínas y a la producción de glóbulos rojos. Los glóbulos rojos se encargan de transportar oxígeno a los músculos y por lo tanto es esencial para maximizar el rendimiento. También la vitamina C es de especial interés para deportistas: neutraliza los radicales libres y ayuda a producir colágeno, nutriente que mantiene fuertes los tendones y los cartílagos, evitando lesiones.

 

Plátano o barrita energética

El plátano y la barrita energética son los dos alimentos más habituales entre deportistas. Desde un punto de vista nutritivo, un plátano y una barrita energética tienen pocas diferencias, pero observamos una gran diferencia práctica: uno tiene un envoltorio biodegradable que la naturaleza reabsorberá en cuestión de 2 semanas y el otro tiene un envoltorio de plástico. De todos modos la variedad siempre es algo positivo en nutrición, así que alternar barritas de cereales y plátanos con bebidas isotónicas, batidos y otras frutas resulta ideal.

 

El plátano fuera del deporte

Esta fruta está injustamente sujeta a muchos tópicos. Algunos dicen que engorda, otros que da ardor, que es graso o indigesto… ¡nada más injusto! Un plátano posee aproximadamente unas 100 calorías, no solamente se parece mucho al valor de otras frutas sino que, teniendo en cuenta su poder saciante y su aporte en nutrientes, 100 calorías muy bien invertidas. Además el sistema digestivo, en contra de lo que se dice, agradece un plátano de vez en cuando.

Aunque sean los deportistas los más fieles aficionados al plátano, todos podemos beneficiarnos de lo que nos ofrece: nos ayuda a aliviar las molestias de la resaca o las nauseas del embarazo, nos protege contra enfermedades como el cáncer de riñón, la diabetes (antes de que se manifieste), la osteoporosis, la ceguera… Nos ayuda a mantener un nivel de hierro en sangre correcto, a controlar la hipertensión y a normalizar la movilidad intestinal, evitando el estreñimiento. Protege y fortalece el sistema nervioso y se recomienda en caso de úlceras y acidez. Por último, la presencia de triptófano, junto con los nutrientes esenciales para su metabolismo (vitamina B6 y magnesio), hacen del plátano uno de los alimentos de la felicidad: colabora en la recuperación de estados de nerviosismo y depresión.

 

Contraindicaciones

Si eres diabético debes tener precaución con los plátanos. Ese mismo índice glucémico que tanto agradecen los deportistas puede resultar peligroso para algunos diabéticos. Consulta con tu médico.

También si tienes exceso de triglicéridos en sangre deberás tomar con cuidados los plátanos. Esto no significa no consumirlos, simplemente no abusar.

 

2 Comentarios
  1. Marianela

    Y además es fácil de comer, por lo que es idóneo para los niños y para personas con problemas de dentadura.
    Y fácil de pelar, por lo que es ideal para consumirlo como snack en excursiones, etc, sin necesidad de llevar cuchillos, tuppers, etc
    Y se puede consumir todo el año.
    ¡Y además está riquísimo!
    ¿Quién da más?

    • Natalia Berger

      Como ocurre con todos los alimentos que están disponibles todo el año y además son baratos, esta fruta está menospreciada. ¡Si sólo algunos pudieran permitirse comer plátanos, entonces seríamos plenamente conscientes del valor que tiene!

      ¡Un saludo Marianela y gracias por estar ahí leyéndonos!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.