reutilizar piel fruta


Naturarla

¿No sabes qué hacer con la piel de la fruta y la verdura? En lugar de tirarla a la basura, hay muchas y sorprendentes maneras de reutilizar la cáscara de las frutas y las verduras. Porque estas pieles están llenas de sabor y vitaminas, y tienen mucho que ofrecernos. Por ejemplo, son perfectas para hacer infusiones, para dar aroma a la casa, como cosméticos naturales y también son muy útiles en la limpieza del hogar. Eso sí, será mejor que usemos productos orgánicos, y si no es así, es preferible lavarlas a conciencia o utilizar un buen limpiador de frutas y vegetales para eliminar restos químicos. Os contamos algunos trucos sobre cómo dar una segunda vida a las cáscaras que normalmente acaban en la basura.

Ideas para infusiones y repostería

Naranjas, mandarinas, limas, limones y pomelos pueden tener una segunda vida. Son muchas las posibilidades que nos da la piel de cualquiera de estas frutas. Una opción es hacer infusiones. Es fácil y obtendremos excelentes resultados. Bastará con dejar que las pieles filtren su sabor durante unas horas, colar, añadir miel y guardar en la nevera en un frasco de cristal o en una jarra. Además, las pieles de manzana secas son perfectas para hacer un té de otoño.

También podemos aprovechar la ralladura de las pieles de los cítricos, dejándolas secar durante varios días, y con esa piel ya pulverizada, obtener un polvo que será perfecto para dar un toque de sabor a postres, magdalenas, galletas o bizcochos. Para guardarlo, mejor en un lugar seco y fresco. También en repostería se pueden hacer maravillas con las pieles de los cítricos, un ejemplo son la mermelada de pieles de naranja, las pieles de naranja confitada o las cáscaras de limón caramelizadas.

Caldos con las pieles de la verdura

¿Sabías que la piel del ajo y la cebolla guarda más nutrientes que su carne? Por eso, una buena idea es aprovechar al máximo la piel de estos aromáticos alimentos y usar sus cáscaras para hacer un buen caldo de verduras. También para preparar caldo podemos hervir las cáscaras de patata, zanahoria o de puerro.

Dar aroma a la casa

Las cáscaras de los cítricos también nos servirán para aromatizar nuestra casa. Se tratará de dejarlas secar y añadiendo otros elementos aromáticos, como el clavo, la canela, la vainilla o algunas gotitas de aceite esencial orgánico, colocarlo todo en un plato para conseguir un objeto decorativo que desprenderá un olor muy estimulante.

Hacer nuestros propios productos de limpieza

El poder desengrasante del limón es lo que convierte a esta fruta en un ingrediente perfecto para fabricar nosotros mismos nuestros propios productos de limpieza. Si aprovechamos la cáscara de limón y un poco de su pulpa, será de gran utilidad para acabar con la suciedad en la cocina o en rincones difíciles. Bastará con hervir agua junto con piel de limón picada, añadir una taza de vinagre y dejar reposar durante una hora. Otra manera de eliminar la grasa es espolvoreando con sal o bicarbonato de sodio, frotando luego con mitades de limón. La corteza del limón también se puede utilizar para pulir cubiertos, vajilla y objetos de cobre. También las cáscaras de manzana, por su acidez, sirven para eliminar la suciedad incrustada en ollas y sartenes.

Cáscaras para teñir telas

Usar frutas y verduras como colorante natural es una costumbre utilizada desde hace siglos para dar color a los tejidos. Se consigue simplemente hirviendo agua con las cáscaras para que tome el color que luego quedará en la tela. Las cáscaras de granada, por ejemplo, son excelentes para teñir telas.

Piel de fruta y verdura para embellecer nuestra propia piel

Las pieles de manzana, pepino, aguacate o naranja son ideales para descongestionar la piel y aportarle una dosis extra de vitaminas. Concretamente la parte carnosa de la cáscara del aguacate nos servirá como una crema hidratante de cara. La piel de plátano nos servirá como un exfoliante natural, tendremos que espolvorear un poco de azúcar moreno en el lado de la carne de las cáscaras de plátano, y luego frotar suavemente en todo su cuerpo, haciendo después un enjuague en la ducha. Para un hacer tónico facial natural, podremos frotar las cáscaras de naranja en el rostro, evitando los ojos, y luego enjuagar con agua tibia. La cáscara de sandía nos servirá para eliminar el acné. Para aliviar las ojeras podremos usar cáscaras de patata, que ayudan a reducir la hinchazón de los ojos, bastará con presionar la parte húmeda de las cáscaras frescas con nuestra piel durante unos minutos. Y para darnos un buen baño aromático, nada mejor que pelar un limón y usarlo como base de un baño que dejará en nuestro cuerpo y cabello un olor fresco y limpio.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.