Las mandarinas


Es el tiempo de los resfriados. Los espacios cerrados con muchas personas, los cambios de temperaturas, el andar mal abrigados… Estos meses somos más susceptibles a estados gripales y otros virus oportunistas del invierno. Pero, no estamos solos en la lucha contra ellos. Tenemos unas aliadas llamadas mandarinas que espantan hasta la tristeza. ¡Toma nota de todas sus propiedades!

Propiedades de las mandarinas

Las mandarinas, al igual que otros cítricos, son ricas en vitamina C. Nuestro organismo no fabrica esta importante vitamina, por lo que debemos consumirla a través de una dieta rica en alimentos que la contengan.

Con tres o cuatro mandarinas cada día tienes la cantidad de vitamina C recomendada según las autoridades sanitarias. De acuerdo a la FAO basta con 60 miligramos para personas ‘normales’. En situaciones especiales como durante el embarazo la cantidad asciende a 85 miligramos. Si eres fumador o estás en un estado de recuperación de alguna enfermedad viral, 100 miligramos al día es lo más adecuado.

Las mandarinas, gracias a su riqueza en vitamina C, protegen nuestras células de los radicales libres. Es lo que se conoce como propiedad antioxidante. Se estima que por cada 100 gramos de mandarinas, tienes 35 mg de vitamina C

Otros beneficios de la vitamina C en las mandarinas

La vitamina C mantiene tu sistema nervioso trabajando en mejores condiciones, por lo que se reduce el cansancio y la fatiga. Cuando estés muy estresada, regálate una pausita para comerte esta golosina natural y te sentirás renovada. Y eso, sin hablar de que estas mismas propiedades antioxidantes tienen un efecto positivo en tu belleza natural y en este artículo lo explicamos.

La mandarina es fácil de trasladar en el bolso, fácil de pelar por lo que puede ser la merienda ideal para los pequeños.

Si aún no estás convencida, la vitamina C de las mandarinas mejora la absorción del hierro o hemoglobinización de la sangre. Su alto contenido en fibra y magnesio reducen las molestias del estreñimiento. Además producen una sensación de saciedad inmediata que va bien en personas que llevan dietas para adelgazar. Pero, ¡atención! la saciedad dura pocos minutos, como que estimulan la secreción de jugos gástricos, una hora después de comer las mandarinas el hambre te atacará con más fuerza y hay que estar preparados con alimentos saludables al alcance de la mano.

Otras propiedades de las mandarinas es que son antibacterianas, broncodilatadoras, antihistamínicas, antiinflamatorias y ayudan a reducir la presión arterial.

A nivel depurativo, pocas frutas limpian tanto como las mandarinas. Las propiedades diuréticas de este cítrico, favorecen la eliminación de sustancias que se van depositando en el hígado, el páncreas, la vejiga y la próstata.

Y bien, de momento, quédate en mente con las propiedades y beneficios de las mandarinas. Donde la veas, no dudes en comprarlas y comerlas pronto. La mandarina es una mensajera del bienestar y la salud. En el invierno, las bajas temperaturas sacan el mejor sabor de estos cítricos así que aprovecha y lleva contigo esta golosina perfumada y verás como los resfriados se mantienen a distancia.

¿Has probado alguna vez una ensalada con mandarina? Echa un vistazo a nuestra receta

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.