La cebolla posee muchas propiedades


Seguramente sea la cebolla uno de esos alimentos que siempre hay en casa y que forman parte indispensable de nuestra bolsa de la compra. Junto con el ajo, ambos pertenecen a la familia de las liliáceas, es sin duda el componente esencial de cualquier sofrito sea cual sea el plato que cocinemos.

Sus variedades son muchísimas, y cada una tiene su forma, sabor y textura distintivas. Está la cebolla blanca, la morada, la cebolla amarilla azufre, la gigante, la dulce, todas ellas variedades españolas, además de otras tan conocidas como la chalota francesa o la cebolla roja italiana. Cada variedad tiene su época de recolección, y por ejemplo, la blanca se recolecta a finales de primavera y las de color se recogen a finales de verano.

La cebolla es la parte subterránea con forma de bulbo generalmente redondo o con forma de peonza, que varía del blanco al rojizo pasando por el amarillo, de una pequeña planta con ramas verdes y redondas, huecas por dentro. Las capas de la cebolla sirven como órganos de reserva para las hojas que salen de ellas y que son las que realizan la fotosíntesis y hacen crecer la planta.

Su origen es muy antiguo, y estaría entre las primeras plantas cultivadas. Su procedencia es Asi Central, y sería introducida en Europa por griegos y romanos. En la Edad Media se emplearía mucho para remedios de farmacia.

Propiedades y beneficios

Alrededor del 90% del contenido de las cebolla es agua, de ahí su escaso aporte calórico. En su composición destaca el importante aporte de fibra y su contenido mineral y vitamínico, que la convierten en un excelente alimento regulador del organismo. La cebolla es rica en minerales y oligoelementos como el calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre y sodio. Posee una abundante cantidad de vitaminas A, B, C y E, ácido fólico, y también aminoácidos y aceites escenciales como la aliina.

Por todo esto, la cebolla es un alimento que nos aporta multitud de beneficios. Es muy recomendable para mejorar la circulación sanguínea y combatir problemas circulatorios como la arteriosclerosis, la hipertensión, la angina de pecho o los problemas de colesterol. También es diurética y por lo tanto un importante depurativo del organismo, desinfectante con lo cual nos protege contra enfermedades infecciosas, y además funciona muy bien en casos de estreñimiento.

La cebolla colabora en la función respiratoria, y es muy buena para todas las afecciones de tipo respiratorio, por eso cuando tenemos tos, catarro o bronquitis, una receta natural es el caldo caliente de cebolla mezclado con un chorro limón y un par de cucharadas de miel.

Si la usamos externamente, la cebolla sirve como desinfectante contra las mordeduras o picaduras de insectos, y es muy recomendable para curar las verrugas y los sabañones.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.