polenta


Natalia Berger

Hoy, para cerrar este mes de la cocina italiana, queremos hablar de un alimento antiguo y versátil, que tiene origen en la Italia de los romanos y que hoy en día se ha extendido a muchos países. Lo que en su día fue un alimento de pobres, dado el bajo precio de la harina de maíz, hoy en día es cada vez más apreciado por sus valores nutritivos y sus virtudes culinarias. Hoy hablaremos de la polenta.

La polenta es un plato tradicional italiano a base de harina de maíz cocida. Puede cocinarse de diversas maneras y servirse de acompañamiento para todo tipo de alimentos.

La polenta y la dieta

  • La polenta de harina de maíz integral (que reconoceremos por su color amarillo) es un alimento muy completo que contiene los principales grupos de nutrientes: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales esenciales y fibra.
  • Es particularmente rica en carbohidratos complejos, cuya energía se libera lentamente y nos ayudan a sentirnos bien durante más tiempo. En ese sentido es una alternativa muy saludable a la patata o a la pasta.
  • Otro punto a favor es que es de muy fácil digestión, por lo que puede consumirse sin problemas por la noche y con cualquier tipo de acompañamiento.
  • La polenta no contiene gluten, por lo que es un alimento ideal para aquellas personas celíacas, o que tienen intolerancia al gluten de la harina de trigo.

La polenta en la cocina
La preparación de la polenta se basa en cocer la harina de maíz con agua o algún tipo de caldo, leche o el líquido que nos convenga según la receta. Lo importante es prestar atención a las proporciones, una medida de polenta por tres medidas del líquido se considera lo ideal, aunque si la deseamos mas durita, hay que poner un poco menos de líquido. Otro secreto es  la forma en que incorporamos la polenta al agua, siempre hay que hacerlo cuando el agua, leche o caldo ya esté hirviendo, y debemos incorporarla en forma de lluvia y sin dejar de revolver; de otra forma se formarían grumos que arruinarían nuestra presentación. La polenta se considera cocida cuando se separa fácilmente de las paredes del recipiente. Una vez lista la puedes enriquecer con unos trozos de mantequilla Lurpak, para que quede más suave de textura.

La presentación tradicional en el norte de Italia es como alternativa a las patatas o la pasta, aunque la polenta puede ser hervida, frita, cocinada al horno, a la parrilla o al horno microondas. Puede ser servida tanto en el desayuno, como en la comida o la cena, en preparaciones saladas o dulces. Se trata de uno de los alimentos más versátiles y cuyo potencial vale la pena explorar. La polenta frita por ejemplo, o lo que en Italia se conoce como crostini di polenta, es muy buena como entrante con diversas salsas. También la polenta al horno es una masa que gusta mucho y abre muchas posibilidades en gastronomía para celiacos.

2 Comentarios
  1. Canela Escobar

    Por favor corregir!!!
    Hablan de Celiacos y mencionan “Harina de Trigo”, pueden confundir a alguien y eventualmente enfermarlo!
    Es HARINA DE MAÍZ.
    Gracias.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.