familia sana


La familia es el ámbito principal de desarrollo de cualquier persona. El desarrollo de la identidad personal y los esquemas de convivencia social se producen en el entorno familiar. Lo mismo ocurre con otros pilares fundamentales, como la autoestima o la capacidad para establecer lazos saludables. De la familia heredamos también los hábitos, los valores, las habilidades y todas aquellas capacidades necesarias para enfrentar la vida.

La salud integral y la familia

La Organización Mundial de la Salud define la salud integral como un conjunto de factores biológicos, emocionales y espirituales que contribuyen a un estado de equilibrio del individuo. La salud integral pasa por la salud física, mental y social y, de acuerdo con esta definición, no sólo supone la ausencia de enfermedades, sino el bienestar de la persona y la capacidad para afrontar las dificultades de cualquier índole que la vida le presente. Esa capacidad de salir adelante y de desarrollar estilos de vida y hábitos saludables se establece principalmente a través de la familia.

El ejemplo

Alimentación, higiene, seguridad, comportamientos responsables, valores de convivencia social, atención y cuidado de la salud, productividad… Los hábitos saludables que se adquieren en el entorno familiar son esenciales para una adecuada salud física, mental, social y espiritual. Y la mejor forma de transmitir esas enseñanzas es, como siempre, el ejemplo. Una familia y un hogar saludable son, por ello, determinantes en la salud de los distintos miembros.

El hogar saludable

Ya sabemos que la salud integral de una persona encuentra sus bases en la salud familiar, pero ¿en qué consiste la salud familiar? La familia saludable es aquella…

  • Que resuelve los conflictos por medio del diálogo.
  • En la que los distintos miembros participan activamente en la toma de decisiones, de modo que todos sientan el derecho y el deber de hablar, escuchar, ceder, exigir y acatar cuando sea necesario.
  • En la que se respetan por igual las ideas, gustos y necesidades de los distintos miembros.
  • En la que los distintos miembros saben pedir y otorgar perdón.
  • Que practica diariamente hábitos de higiene personal y familiar, participando todos los miembros en el orden y limpieza de la casa.
  • Que practica hábitos alimenticios en los que las horas de comida son espacio de convivencia y salud.
  • En la que no hay lugar para conductas violentas ni faltas de respeto en ninguna dirección.
  • En la que los distintos miembros se protegen, se cuidan, se aconsejan y se toleran.

Desde Naturarla os queremos animar a todo ello: a compartir con la familia, a disfrutar con la familia y a ayudaros entre vosotros. A crear un entorno sano para todos desde el que poder alcanzar el equilibrio y el bienestar.

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.