31oct_receta


Comienza el frío, y con él, comienza la temporada de caza. Este mes elijo una pechuga de pato, también llamada “magret”. Os daréis cuenta que no vamos a cocinarla más de lo debido para conseguir que quede jugosa. Si a esto le añadimos un acompañamiento perfecto con los melocotones caramelizados y el queso Castelló con piña y almendras, sólo nos faltará regar con un poco de salsa de naranja, y a disfrutar. Espero que os guste.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 pechuga grande de pato fresca
  • 2 melocotones
  • Queso Castello de piña y almendras
  • 1 cucharada de azúcar blanco o moreno
  • 1 cucharada de mantequilla Lurpak
  • 1 vaso de zumo de naranja
  • Sal en escamas y 8 palitos de brocheta

 

 

 

Preparación:

Lo primero de todo, con la ayuda de un cuchillo haremos leves incisiones sobre la grasa de la pechuga.

Después, repetiremos la misma operación transversalmente.

 

 

 

En una sartén antiadherente, sin nada de aceite y a fuego lento, colocaremos la pechuga por la parte de la grasa.

De ésta manera, conseguiremos que suelte todo el exceso de grasa y que la que nos queda, quede crujiente y sabrosa.

A medida que vaya pasando el tiempo, irá soltando mucha grasa, de ahí que no nos hace falta nada de aceite.

Cuando observemos que ya está lo suficientemente crujiente, le daremos la vuelta y subiremos ligeramente el fuego.

Así la dejaremos unos 5 minutos. Después la sacaremos y reservaremos.

En la misma sartén haremos la salsa. Para ello, echaremos la cucharada de mantequilla Lurpak y dejaremos que se funda, esto a fuego suave.

Una vez fundida, echaremos los melocotones pelados y cortados a gajos.

Dejaremos que se rehoguen con la mantequilla un par de minutos. Después, añadiremos la cucharada de azúcar y removeremos bien el conjunto.

Tendremos los melocotones hasta que el azúcar empiece a tomar color.

 

Llegados a éste punto, sacaremos los melocotones para evitar que se hagan en exceso y los reservaremos.

Seguidamente, añadiremos el zumo de naranja al caramelo y dejaremos que hierva hasta que espese.

Una vez conseguida la textura de salsa que deseamos, sacaremos del fuego y reservaremos.

Para las brochetas, cogeremos el queso Castello y cortaremos porciones no muy grandes. Con la ayuda de las manos, haremos bolas y las reservaremos.

Sólo nos quedará cortar la pechuga de forma sesgada y trozos no muy gruesos.

Y sobre todo tendremos que observar que para conseguir un buen resultado, la carne tendrá que estar sonrosada y jugosa.

Para terminar, con la ayuda de los palitos de brocheta, insertaremos una bola de queso Castello y un gajo de melocotón.

Meteremos al horno precalentado a 180ºC el Magret ya cortado durante 4 minutos. Lo emplataremos, lo acompañaremos con las brochetas y salsearemos con la salsa de naranja bien caliente.

 

Algunos consejos:

  • Si te sobran gajos de melocotón, puedes triturarlos con la salsa, te quedará más cremosa y con un toque diferente,
  • En éste caso, he utilizado el queso Castello con piña y almendras, pero cualquiera de sus variedades le iría perfectamente.
  • Es muy importante tostar bien la grasa del pato y conseguir que pierda el exceso. De ésta forma conseguiremos un plato equilibrado y bien compensado.
  • Si no tienes melocotones, puedes usar manzanas, peras, mangos, naranjas, etc.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.