deportes de equipo- copia


El fútbol, el baloncesto, el balonmano o el voleibol son algunos deportes de equipo fáciles de practicar y que merecen la pena jugar en familia. Se precisa sacar un poco de tiempo y elegir un espacio adecuado donde haya un par de porterías o canastas. Seguro que por tu barrio hay algún parque o centro deportivo municipal donde has visto que se puede jugar al fútbol o al baloncesto, y si tienes la suerte de vivir cerca de la playa, mira bien porque seguro hay disponibles redes de voleibol. Escoge un día de la semana, intenta crear una rutina para hacer de esta actividad algo semanal o al menos quincenal, llévate un balón adecuado, tratad de juntaros algunos amigos también con hijos, y a lanzarse a echar un partido. Y es que, la actividad física os va a aportar a ti y a tu familia muchos beneficios, y concretamente practicar deportes de equipo va a ser muy positivo y gratificante para tus hijos.

Motivar, crear el hábito de la actividad física

Si de forma habitual, sin presiones ni obligaciones, invitamos a nuestros hijos a pasar un rato juntos, en familia, para echar unas canastas o hacer unos pases al balón, y desde pequeños fomentamos en ellos el hábito de realizar algún ejercicio físico estaremos, además de creando un mayor vínculo que mejorará nuestra relación, propiciando que en el futuro sientan afición por la práctica deportiva. Porque el secreto es motivarlos desde pequeños para que crezcan con el hábito de la actividad física y la vida saludable.

¿Qué deporte de equipo? Mejor que ellos elijan

Lo importante es dejar que tus hijos decidan libremente el deporte de equipo que más les guste. Los padres podéis proponer entre varios. No tiene por qué ser fútbol o baloncesto, el voleibol o el balonmano son también deportes de equipo muy entretenidos, y además hay otros deportes de equipo como el béisbol, el rugby, el hockey o el futbol americano, no tan conocidos y que requieren además de una logística mayor, pero que también pueden considerarse a ciertas edades y si el niño tiene interés. Y atención, que los deportes de piscina por equipos, como el waterpolo, pueden ser muy atractivos para los niños y chavales. No se trata de inscribirlos en una liga competitiva, pero sí animarles a realizar esta clase de ejercicios que son lúdicos, entretenidos y variados. El objetivo es que conozcan y practiquen diferentes deportes, para que puedan elegir el que más les guste. Porque el niño debe practicar el deporte que prefiera y mejor se adapte a él. No hay uno mejor que otro. Y no es bueno encasillar a los menores y empujarlos a que entrenen una disciplina en particular. El mejor deporte es solo el que más le agrade al niño, no al papá, a la mamá, ni al profesor.

Menos tele, más deporte

Tanto niños como jóvenes pasan un tiempo excesivo delante de una pantalla de televisión o de ordenador. Una manera de reducir este tiempo dedicado a actividades sedentarias y pasivas es con alternativas lúdicas como el deporte de equipo. Porque al contrario que ocurre con el ocio sedentario, la actividad física promueve la motivación y la estimulación para los niños, además de ser mucho más saludable.

Beneficios para pequeños y grandes

Promover la actividad física es fundamental, y está comprobado que ayuda a disminuir toda clase de patologías físicas y mentales. Concretamente, los ejercicios aeróbicos previenen enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes o hipertensión, entre otras afecciones. Y a su vez, desde el punto de vista emocional, quienes más deporte hacen, más quieren su cuerpo y tienen mejores relaciones interpersonales.

Al acostumbrarse a practicar algún tipo de deporte de equipo, estamos favoreciendo el crecimiento de sus huesos y músculos, la mejora de sus habilidades motoras, además de desarrollar el placer por el movimiento y el ejercicio. También el deporte de equipo es la forma que tienen los niños de interactuar con sus semejantes y superar así la timidez, es la manera de aprender a seguir unas reglas, frenar sus impulsos excesivos, y descubrir conceptos como la superación o las trampas. Porque en definitiva los niños que practican deporte son más sanos, felices y tienen mejor rendimiento académico.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.