SALMON


David García

Normalmente, cuando nos toca comer fuera de casa, bien por trabajo o por cualquier otra razón,  casi siempre lo relacionamos con alimentos que no son del todo sanos. Bien, pues se puede comer igual de bien que en casa, incluso más sano. Lo importante es dejar los alimentos en su punto o un poquito menos, para que así cuando le demos el último golpe de horno/micro, esté en su punto. Esta vez vamos a comernos unos filetes de salmón bien doraditos. Vamos con la receta;

Ingredientes para 4 personas:
  • 4 raciones de salmón fresco
  • ½ queso Castello a la pimienta negra
  • 1 cebolla seca
  • 150 ml. de vino blanco
  • 8 espárragos trigueros
  • 100 ml. de aceto balsámico
  • 50 gr. de membrillo
  • Aceite de oliva y sal

Preparación:

  • Lo primero, haremos la cebolla confitada. Cortaremos la cebolla en juliana y la colocaremos en una olla con aceite de oliva a fuego medio, la rehogaremos hasta que vaya expulsando todo el jugo y después el mismo, reduzca.
  • En ese momento añadiremos el vino blanco, dejaremos que reduzca del todo y reservaremos todo el conjunto.
  • Para la reducción, pondremos el vinagre a calentar junto con el membrillo. Lo dejaremos cocer por lo menos durante 20 o 25 minutos.
  • Cuando el membrillo se haya disuelto, lo sacaremos del fuego y lo trituraremos hasta dejar fino. Ya estará listo para usar. Lo reservaremos.
  • Cortaremos las raciones de salmón a lo largo en 3 filetes y los sazonaremos. Con la ayuda de unos palillos, las doblaremos para conseguir que los filetes, al igual que nos quedaran más crujientes, también lograremos que por dentro estén jugosos.
  • En una sartén bien caliente con un chorrito de aceite de oliva, marcaremos por cada lado hasta dorar. Procuraremos que por dentro quede muy al punto, por si luego queremos recalentarlo, nos lo comeremos en su punto.
  • Le quitaremos los palillos y reservaremos.
  • Cortaremos el queso a láminas de medio centímetro.
  • Colocaremos los filetes de salmón, e iremos intercalando con trozos de queso entre filete y filete. Añadiremos los espárragos trigueros y salsearemos con unas gotas de reducción de aceto blasámico y membrillo.
salmon castello final

Unos consejos:

  • Si tienes que prepararte la comida para comer fuera, cocínala, pero no como si te la fueras a comer en ese momento, sino contando que después tendrás que calentarla, así tu comida estará más en su punto.
  • Elige pescados, vienen muy bien para la típica comida de tuper, si son grasos como el salmón, la dorada, etc, aguantan mejor el ser recalentados.
  • La reducción de vinagre y membrillo es muy versátil, así que no te preocupes si te sobra, puedes guardarla en la nevera y te aguantará más de 1 mes. Puedes usarla para acompañar casi cualquier queso, foie, carnes, pescados, etc.
  • El queso Castello de pimienta negra es muy sugerente para éste tipo de recetas, ya que te permite usarlo tanto en frío como en caliente. Puedes probar con el de piña, éste último, mejor si va a ser un plato frío.
  • La cebolla confitada, como habreis visto, no contiene azúcar, es simplemente confitada con su propio jugo. Evitamos echar azúcar porque con la reducción, el plato ya está bien equilibrado, sino resultaría demasiado dulce el conjunto.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.