Unas semanas atrás hablábamos de los mejores alimentos para potenciar el sistema inmunológico y así combatir gripes y resfriados. Pero además de buenas defensas, en invierno necesitamos mantener el calor corporal. Para ello, además de abrigarse bien, es esencial alimentarse correctamente. Ese es el tema que nos ocupa hoy: los mejores alimentos para combatir el frío.

Sopas y caldos: Alimento clásico de la época invernal. Los caldos bien calientes ayudan a mantener la temperatura corporal y aportan nutrientes esenciales. Pueden constituir en sí mismos una comida o una cena si le agregas huevo, pollo o verduras picadas.

Infusiones y otras bebidas calientes: Las bebidas calientes ayudan a mantener la temperatura. Algunas infusiones, como el te verde o las que tienen jengibre, son especialmente recomendables en esta época, ya que además refuerzan la inmunidad. Consulta nuestro resumen de bebidas calientes para conocer las virtudes de cada una y no aburrirte.

Frutos secos: Nueces, avellanas, almendras… Son alimentos de alto contenido calórico y por lo tanto producen calor. Además contienen vitaminas del complejo B, que tienen un importantísimo rol en nuestro metabolismo y reducen la sensación de frío.

Arroz, pasta y patatas: Los carbohidratos son importante en invierno, ya que nos aportan energía y calor. Para una dieta sana combínalos con verduras de invierno como las que puedes consultar en nuestra lista de alimentos de temporada.

Chocolate: Una buena fuente de energía. Y si es a la taza, ¡mucho mejor!

Carnes rojas: Fuente de proteínas, hierro, vitamina B y zinc. Ideal para estas fechas.

Legumbres: Lentejas, garbanzos, alubias… son imprescindibles en nuestra dieta y en invierno más que nunca: las incluimos en nuestra dieta 3 veces por semana. Nuestra gastronomía cuenta con exquisitos platos de cuchara sabrosísimos y reconfortantes para afrontar los días más fríos del invierno.

Lácteos: En las estaciones fríos se recomienda incrementar el consumo de lácteos. La grasa, las proteínas y los glúcidos de la leche son de alto valor nutritivo. Muy ricos en vitamina B y D, vitaminas esenciales en todo momento, pero más aún en invierno.

 

Más buenos hábitos contra el frío

  • Comer en grandes cantidades no sirve para combatir el frío. Lo que debes hacer en su lugar es realizar varias comidas moderadas pero cargadas de alimentos calientes y energéticos como los que hemos comentado.
  • El deporte es uno de los mejores energizantes. Busca un deporte que puedas practicar en invierno y ayuda a tu cuerpo a mantenerse fuerte y lleno de energía durante los meses invernales.
  • Las fuentes de calor directas afectan a la circulación y terminan provocando frío interno. Evita soluciones al frío como un calefactor en las piernas o una manta eléctrica.
  • Aunque resulte obvio, abrigarse bien es esencial. Los días fríos requieren guantes, bufanda, gorro y, sobretodo, unas buenas botas que  mantengan tus pies aislados del frio. Un abrigo impermeable es una prenda obligatoria en cualquier armario, para mantener la humedad a raya los días de lluvia.
  • Si a pesar de todo coges frío, debes tomar medidas cuanto antes: una ducha bien caliente que termine con un chorro de agua fría para activar la circulación… ¡y una buena infusión caliente!

Recuerda: lo mejor contra el frío es abrigarse… por fuera ¡y también por dentro!