flamenquín

¡Hola a todos! Como ya sabéis, el mes de septiembre está dedicado a las recetas económicas… No sé si tendréis hijos, pero la vuelta al cole en mi casa se sufre bastante más que la cuesta de enero, así que se agradece mirar un poco por el bolsillo, sin dejar de comer bien, por supuesto.

Hoy os traigo una receta que me encanta, completa, fácil, que gusta a niños y mayores, y con ingredientes básicos de la cesta de la compra. Se trata de unos flamenquines de pollo con jamón y queso, crujientitos por fuera y tiernos en su interior… ¿os animáis?

ingredientes flamenquínIngredientes para 6 flamenquines:

  • 6 filetes de pollo
  • 6 lonchas de jamón serrano
  • 1 paquete de queso Havarti de Arla
  • 1 huevo grande batido
  • 50 gr. de pan rallado con ajo y perejil
  • Sal y pimenta
  • Aceite de oliva virgen para freír

 

Preparación:

En primer lugar os comento que el primer truco para que los flamenquines salgan ricos es que los filetes de pollo sean MUY finos. De lo contrario corremos el riesgo de que se nos formen unos rollos muy gruesos y no se frían bien por dentro (o se quemen por fuera). Si veis que el carnicero os los ha dejado un poco más gorditos de lo que os gustaría, podéis usar un martillo para carne para aplastarlos un poco.

Para crear el flamenquín extendemos entonces un filete de pollo, lo salpimentamos, y sobre él colocamos primero una loncha de queso Havarti (el sabor de este queso es delicioso, pero es que además no “desaparece” al freírlo como pasa con otros quesos, que se quedan líquidos y ensucian todo el aceite), y luego una de jamón serrano.

receta flamenquín

Enrollamos con cuidado desde el extremo más fino del filete y formamos los rollitos. Después los pasamos primero por huevo y luego por pan rallado (la mezcla con ajo picado y perejil le da mucho sabor), y atención que aquí viene el segundo truco de los flamenquines… Realizad esta operación dos veces, es decir, que tengan un doble empanado. Se freirán mejor y estarán más crujientes.

receta flamenquines

Ponemos abundante aceite en una sartén profunda y cuando comience a humear, ponemos los flamenquines a freír. Tercer y último truco de este plato, es necesario darles bastantes vueltas, e incluso dejarlos un rato de pie por cada lado, para que no se queden crudos por dentro ni se quemen por fuera. Retiramos de la sartén cuando estén bien doraditos por todas partes y los ponemos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite…

flamenquines

¡Listos para llevar a la mesa y disfrutar de un plato de diez puntos! Yo lo he acompañado con pico de gallo porque me encanta cómo combinan, pero se pueden acompañar con mahonesa, ensalada, patatas fritas… ¡Buen provecho!

flamenquín pollo y queso

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.