mantequilla-Lurpak


Adolfo David Lozano

 ¿Son las arrugas algo inevitable de la edad o podrían indicarnos una deficiencia nutricional o incluso problemas de salud mayores?

En 2011, los investigadores presentaron hallazgos en esta línea en el encuentro la Sociedad Endocrina en Boston según los cuales las mujeres en los 40 y 50 años que tenían la piel ampliamente arrugada tenían mucha más probabilidad de tener baja densidad ósea. Los investigadores notaron la relación entre arrugas y masa ósea testando caderas y espina lumbar. Y esta relación existía con independencia de la grasa corporal o la edad.

La evidencia epidemiológica de mujeres asiáticas ofrece nuevas pistas a este misterio. Se sabe que las mujeres japonesas tienen menos arrugas y menos flacidez que las mismas mujeres de misma edad en EEUU. Estos dos grupos de mujeres varían en dieta y estilo de vida. Incluso cuando se comparaba a las mujeres que vivían en Tokio con las que vivían en Shangai o Bangkok, parecía haber menos signos de la edad en las primeras. Sus dietas y estilos de vida son comparables, excepto por una excepción importante: el consumo de natto en Japón.

Los habitantes de Tokio consumen con frecuencia el natto, un alimento tradicional hecho de soja fermentada. El natto está lleno de vitamina K2 -el más potente activador de la vitamina D y vital para los huesos-, y las muestras de sangre de las mujeres de Tokio revelan sus niveles de esta vitamina. Investigaciones que muestran que el consumo de vitamina K2 en la dieta ayuda a tener una piel con menos arrugas se encuentra por ejemplo en un estudio coreano publicado en 2008. El nivel al cual los riñones pueden filtrar sangre es una importante medida de la función renal, y los investigadores hallaron que la función renal reducida está asociada con las arrugas faciales. ¿Y qué predice la filtración renal reducida? Exactamente deficiencia de vitamina K2 de acuerdo a investigaciones americanas.

Sin embargo, nosotros tenemos al alcance un alimento lleno de propiedades que además nos aporta dosis importantes de vitamina K2: la mantequilla. Podríamos decir sin miedo a equivocarnos por tanto que la mantequilla con leche de vacas alimentadas con pastos es parte del secreto de las francesas para tener una bonita piel.

Pero aparte de esto podemos decir que la mantequilla ofrece muchas otras propiedades que contribuyen a ralentizar el proceso de envejecimiento general y mejoran nuestra salud.

 – Es una muy rica fuente de selenio

El selenio está considerado el mineral anticancerígeno por excelencia y ayuda a problemas de psoriasis y eccema.

– Protege frente a infecciones

La mantequilla puede proteger frente a diversas infecciones por su contenido en ácido láurico, un ácido graso saturado. Este ácido graso tiene demostradas acciones antibacterianas y antimicrobianas.

– Puede favorecer la pérdida de peso

Puede resultar un poco chocante incluso para la mayoría puesto que parece que la mantequilla es un alimento que restringimos cuando nos ponemos a dieta para perder peso. Pero no parece que esto sea del todo correcto. Tengamos por ejemplo e n cuenta que la mantequilla contiene un ácido graso llamado ácido linoleico conjugado (CLA) que ha demostrado reducir la grasa de la zona abdominal.

– Mejora la salud digestiva

La grasa de la mantequilla contiene glicoesfingolípidos, unos ácidos grasos que protegen las paredes intestinales.

– Mejora la absorción de las grasas Omega 3

Desde hace ya muchos años se han puesto de manifiesto los increíbles beneficios del consumo de grasas Omega 3. Las grasas saturadas como las de la mantequilla ayudan a los tejidos a retener dichos ácidos grasos Omega 3 tal como explica la bioquímica Mary Enig en su libro ‘Know your fats’.

– Mejora el sistema inmunitario

El ácido butírico de la mantequilla que se ha asociado con una estimulación de las células T, que sirven para atacar virus y bacterias. Los linfocitos T son células que están programadas para reconocer, responder a y recordar antígenos. Los linfocitos T (o células T) contribuyen a las defensas inmunitarias de dos formas principales. Algunos dirigen y regulan las respuestas inmunes. Cuando son estimulados, las células T forman linfocinas que alertan a otras células. Otros linfocitos T pueden destruir células al entrar en contacto directo con ellas.

Si siempre pensaste que el aliado más importante en suma para tu salud externa y belleza eran tus cremas, debes repensártelo. La naturaleza nos tiene preparados muchos secretos que contribuyen a mantener una salud fuerte y una belleza superior. Son alimentos tradicionales y saludables como la mantequilla, así que a partir de ahora ya no tienes excusa para hacer de la mantequilla un compañero en tu dieta y tu cocina.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.