animales y niños-


Los niños sienten un amor innato por los animales. Quizás este sea el motivo de que los personajes de sus dibujos y cuentos favoritos sean leones, peces, lobos, cocodrilos, pingüinos o cerditos. Y qué mejor manera de sorprenderles que llevar a nuestros hijos a ver animales de carne y hueso, porque para aprender y conocerlos es importante que vivan la experiencia de observarles directamente. Por toda nuestra geografía hay muchas alternativas para descubrir y ver de cerca animales. Os proponemos algunas de ellas.

Ir al zoo: un éxito asegurado

Llevar a nuestros hijos al zoo para que conozcan animales procedentes de todas las partes del mundo es una gran experiencia para disfrutar en familia, y un plan muy asequible, ya que existen muchos zoos en España, situados en zonas urbanas de fácil acceso, y casi siempre con áreas de ocio y descanso pensadas para los más pequeños. Están el Zoo de Córdoba, el de Toledo, Guadalajara, el Zoo Botánico de Jerez, el Núcleo Zoológico El Bosque de Oviedo o el Zoo de Santillana del Mar. En Palma está el Zoo Natura Parc, en el que destacan las especies autóctonas de la isla y las estrellas indiscutibles del parque: los lémures. En el Zoo de Sevilla los niños disfrutarán viendo cebras, canguros, hienas, leones, tigres blancos, jaguares, toros y tortugas gigantes. El Zoo de Vigo cuenta con mariposario, nocturama donde poder ver animales nocturnos y un área específica de insectos y reptiles. El zoo de Barcelona, dentro del Parc de la Ciutadella, merece la pena no sólo por los animales que podemos ver, también por su enorme área de juegos con tirolinas y columpios, y el tren que recorre todo el parque, algo que a los niños les encanta. En el Zoo-Acuarium de Madrid podremos descubrir algunos animales únicos en España como el koala, el oso hormiguero o el oso panda, junto con otros animales favoritos de los niños como los gorilas, los tiburones o los delfines.

Ir al acuario: descubriendo los animales del mar

Los acuarios son otro lugar donde pasar el día descubriendo animales, esta vez marinos, que están muy pensados para los niños, y que muchas veces incluyen actividades, talleres y jornadas para los escolares. Hay muchos acuarios por toda nuestra geografía. Están el de San Sebastián, el de Gijón, el de Roquetas en Almería, el de Almuñécar en Granada, el Acuario de O Grove y el Museo do Mar en Pontevedra, el Aquarium Finisterre de A Coruña, el Sea Life Park Benalmádena en Málaga donde descubrir animales marinos como nutrias, caballitos de mar, rayas, tortugas, pulpos y tiburones, o el Acuario Fluvial de Zaragoza donde lo original es acercarse a la fauna propia de los cinco ríos más importantes de nuestro planeta: Nilo, Mekong, Amazonas, Murray-Darling y el Ebro.

Y entre los acuarios de nuestro país destaca el Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, uno de los más grandes de Europa, que alberga los principales ecosistemas marinos del planeta, y al visitarlo pasaremos por distintos ambientes acuáticos como el Mediterráneo, los humedales, los océanos, los mares tropicales, el antártico y el ártico, las islas y el Mar Rojo. Una propuesta divertida es la de Marineland, un parque que combina delfinario, zoo marino y parque acuático. Hay uno en Barcelona y otro Mallorca. Y también en Mallorca, el Palma Aquarium, que alberga hasta 700 especies marinas diferentes, y donde podemos encontrar al mismísimo Nemo, sin duda uno de los peces que más gusta a los niños.

Conocer de cerca a los animales 

Además de las muchas granjas escuela y cada vez más espacios rurales que nos ofrecen alojamiento y contacto con animales de granja, existen muchas alternativas naturales donde descubrir animales en libertad. En Girona, por ejemplo, está el Molló Parc, un espacio natural donde conocer fauna de los Pirineos como linces, osos pirenaicos, zorros, gamos y marmotas. En Huesca, el Parque Faunístico Lacuniacha es otro espacio natural donde disfrutar del bosque y la flora y fauna propias de esta otra parte del Pirineo. Y un plan ideal para toda la familia es pasar el día en Cañada Real Open Center, en la Sierra de Madrid cerca de El Escorial. Una propuesta que combina pasear al aire libre y poder contemplar muchos animales singulares como lobos, cigüeñas, buitres, visones, zorros, ardillas, tortugas, cabras, burros e incluso jabalís. Además, el recorrido se realiza a través de una senda asfaltada, cosa que resultará cómoda si llevamos un bebé en carrito, y señalizada para ir descubriendo los diferentes puntos en los que se encuentran los animales. También en Madrid, está el Parque Forestal de Somosaguas, un área natural donde es posible ver conejos, cuervos, ranas, lagartos y cigüeñas. Faunia es otra opción para que los niños contemplen animales de cerca, por la interacción que permite entre público y animales. Cuenta con 4 ecosistemas y 13 áreas temáticas adaptadas a cada especie. El recinto de los pingüinos es uno de los favoritos de los niños, y también atraen la atención los últimos inquilinos en llegar: dos dragones de Komodo.

Ir de safari: una aventura en coche

El safari es otra alternativa para que los pequeños conozcan de cerca a los animales, esta vez dentro del coche. Está el Safari de Madrid, donde los niños pueden ver paseando en libertad ciervos, gamos, avestruces, dromedarios, rinocerontes, hipopótamos, monos, leones, tigres, elefantes y jirafas. Otros safaris son el Safari Aitana de Alicante y el Safari Zoo Mallorca. Y un consejo: llevad zanahorias para dar de comer a los animales.

 

Lobos, cocodrilos, burros y pingüinos… Algunas propuestas originales

Lobo Park, en Antequera, Málaga. Se trata de un parque de lobos único en el mundo. En él podremos observar a estos fascinantes animales desde un mirador situado estratégicamente, para obtener siempre la mejor vista posible. Una iniciativa que nace para dar a los lobos, y demás flora y fauna allí existente, un lugar que se adapte perfectamente a su hábitat natural. Además, al visitarlo, estaremos dando nuestro apoyo a este proyecto cuya misión es dar al lobo el respeto que merece y propiciar que viva en un entorno protegido pero completamente real y natural.

Crocodile Park, en Torremolinos, Málaga. En este parque podemos contemplar cocodrilos de diferentes especies del mundo a menos de dos metros de distancia. Sin duda un plan original para descubrir una de las pocas criaturas de la tierra que conocieron a los dinosaurios.

Rukimón, en Canyamars, Barcelona. Un proyecto ambiental cuyo objetivo es la conservación, recuperación y promoción del burro (ruc, en catalán, quiere decir burro). Ofrece paseos en burro y un itinerario para conocer de cerca esta especie. Y es que, aunque parezca difícil de creer, los burros están en peligro de extinción.

Loro Parque, en Tenerife. Hay que aclarar que no es solamente un parque de loros, aunque sí cuenta con la reserva de papagayos más diversa del mundo. Ante todo, es un paraíso para los amantes de las aves exóticas. Y además, en el parque podréis disfrutar visitando su acuario con un gran arrecife de coral, el túnel de tiburones, los shows de delfines, leones marinos y orcas, además del pabellón donde están los pingüinos en el que se recrea el hábitat antártico.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.