campamentos urbanos


Penelope Coronado

Se acaba el curso escolar, empiezan las vacaciones y muchos papás y mamás tienen que echar mano de familiares y abuelos para que, durante los meses de verano en que hay que trabajar, los niños estén acompañados. Toca pensar en cómo combatir el calor, el aburrimiento y el final del cole. En esta época del año muchos centros y espacios ofrecen una alternativa de ocio para los escolares: se trata de campamentos de verano que pueden realizarse en la propia ciudad y que suponen para los padres poder tener a los niños entretenidos y cuidados durante los meses de vacaciones. Os proponemos algunos de los campamentos urbanos más divertidos y originales, eso sí, antes os recomendamos informaros bien de las fechas, horarios, tarifas y edades recomendadas.

Algunas claves antes de empezar
Antes de apuntar a tu hijo a un campamento urbano, será importante tener en cuenta algunos aspectos. Lo primero: escucha a tu hijo, sus preferencias y motivaciones. Aunque hay campamentos de muchos tipos, ya sean de aventura, música, creatividad e incluso cocina, busca aquel que sea más afín a sus gustos. Valora la edad, madurez y necesidades de tu hijo a la hora de elegir el campamento más adecuado. Otro factor muy importante: no le fuerces a ir a un campamento si realmente no le apetece. Una buena idea para animarle puede ser que vaya acompañado de un amigo o un primo. También será positivo que visites el lugar escogido junto a tu hijo, hablar con los monitores, ver las instalaciones y conocer las actividades que realizará. Y es que, al final, si elijes un campamento que de verdad interese a tu hijo, conseguirás que el niño disfrute al máximo y sea una experiencia positiva para él, que querrá repetir en los próximos veranos.

Museos: campamentos para acercarse al arte y las ciencias
Son muchos los museos que abren sus instalaciones en los meses de calor para ofrecer a los más pequeños alternativas para combatir el calor y el aburrimiento en la gran ciudad. “Jugar con los cuadros” es el campamento de verano del Museo Thyssen-Bornemisza, para niños de entre 6 y 15 años. Su objetivo es descubrir el mundo del arte a través del juego, la creatividad y la experimentación plástica. En él proponen crear juguetes, historias y escenografías de juego a partir de las obras del museo. “El Prado en verano: Colección de colecciones” es el campamento urbano del Museo Nacional del Prado, donde los más pequeños podrán conocer cómo nació y se formó esta pinacoteca.

También en Madrid, “Luces de verano” es el campamento urbano del Museo Cerralbo, destinado a niños de 6 a 12 años, cuyo objetivo es acercar el arte a los niños, centrándose en torno a la luz y las diferentes formas de usarla. “Summer Drawing” es la escuela de verano del Museo ABC, para niños de 6 a 12 años, donde los pequeños realizarán actividades creativas como dibujos e ilustraciones, utilizando diferentes técnicas como collage, estampación, papiroflexia, acuarela, body painting o incluso linternas de colores. Además, hay juegos, visitas a las exposiciones temporales del museo y actividades en inglés para reforzar el dominio del idioma de forma natural.

En Bilbao, el Museo Guggenheim propone a niños y jóvenes disfrutar del arte, aprendiendo, creando y haciendo amigos, a partir de la obra de los artistas estadounidenses Jean-Michel Basquiat y Jeff Koons. Y es que, como demuestra Koons, elementos de lo más variado como globos, comida o balones, pueden convertirse en obras de arte. Además, siguiendo el modelo de Basquiat, los chavales saldrán por los alrededores del museo, para convertir la calle en un estudio de pintura.

“Pequeñas grandes miradas” es el campamento de verano del Museu Nacional d’Art de Catalunya, en Barcelona, para mayores de seis años. Desde la fotografía, este taller busca provocar el juego y la reflexión sobre el espacio y la arquitectura. También en Barcelona, el MACBA quiere que los niños se conviertan en creadores. Partiendo del trabajo del artista Sergi Aguilar, este campamento urbano invita a los más pequeños a que experimenten con un nuevo lenguaje de formas y les reta a ocupar el espacio con esculturas.

“El Museo de Verano” organizado por el Museo Nacional de Ciencias Naturales, es un campamento urbano para niños de 5 a 12 años. En él los niños participan en visitas interactivas, juegos, disfraces, películas, cuentos, salidas al campo, un safari fotográfico y descubrirán por qué se extinguieron los dinosaurios. Por su parte, la “Escuela de verano” de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, en Valencia, es un campamento urbano donde los niños de entre 5 y 12 años podrán observar los orígenes y la adaptación de algunos de los principales animales que pueblan mares y océanos, participarán en un gigantesco y sorprendente juego de pistas en el museo y además durante una noche vivirán la experiencia de quedarse a dormir en el Oceanogràfic.

Campamentos urbanos para los más chiquitines
Grey Elephant es uno de esos lugares que, en el centro de Madrid, ofrece talleres, escuelita y muchas actividades lúdicas para los más pequeños. Su campamento de verano, el “English Summer Camp”, para niños de 3 a 11 años, está plagado de actividades fantásticas, en las que se trabajarán disciplinas como la plástica, el arte, la música y el movimiento así como emociones y comportamientos, la empatía, el trabajo en equipo, el altruismo y el auto reconocimiento. Por su parte, la cafetería-ludoteca Cups & Kids, también en el centro de Madrid, ofrece a los niños de 3 a 6 años un “Campamento Artístico” para que desarrollen sus habilidades artísticas y descubran sus capacidades creativas y expresivas, con un montaje teatral al final de cada semana.

Los campamentos más originales: ¡A cocinar!
Entre las alternativas de campamentos urbanos existen algunos que ofrecen actividades muy originales para los niños. Si a tu hijo le gusta la cocina, Apetit’ Oh! prepara un “Chef Camp” para niños a partir de 7 años. Se trata de un campamento urbano para jóvenes cocinillas, con recetarios, utensilios y todos los materiales necesarios, ¡comida incluida! Además de cocinar, en el campamento urbano de La Cocinita de Mama Campo se puede construir, tejer, pintar, bailar, cantar y, por supuesto, jugar. Un campamento lúdico y creativo para niños de 3 a 8 años basado en la sensibilidad y el respeto.

¡Al escenario!: teatro, circo, magia, música y danza
El Teatro Circo Price ofrece un campamento urbano en el que vuestros hijos podrán experimentar el circo, los títeres, la magia y el cine. Para niños de 5 a 7 años hay un Taller de títeres, para construir y crear marionetas, Taller de circo, para hacer acrobacias, equilibrios, malabares, y un Taller de cine, para que los niños se conviertan en directores de su película. Y para niños de 8 a 14 años cuentan además con un Taller de magia, donde podrán descubrir y crear los trucos más inverosímiles. Relacionado también con el mundo del teatro, el campamento urbano de Espacio Labruc y Crecer Teatro, para niños de 5 a 11 años, tiene como objetivo que los más pequeños se diviertan mientras aprenden a desarrollar su percepción sensorial, psicomotricidad, atención y concentración.

“Musikids” es la propuesta que ofrece la Academia de Artes Escénicas 440 Hz de Gijón para que los peques de 3 a 5 años se inicien en la música, desarrollen su psicomotricidad y empiecen a practicar el inglés con actividades de coro y música y movimiento en inglés. Y en Pamplona, la escuela Le Bal organiza un campamento urbano de verano para niños de 4 a 12 años con talleres de baile, circo e inglés, perfectos para trabajar la expresión musical, psicomotricidad, equilibrio, teatro e interpretación.
¡Viva la ciencia!: robótica, astronomía, arqueología y mucha tecnología
Bajo la denominación de “Arstronomy”, La Casa Encendida realiza campamentos urbanos para niños de 7 a 12 años, que girarán en torno a la astronomía y la conquista del espacio, con guiños al arte y la literatura, e incluyen salidas a exposiciones e instalaciones científicas. También en Madrid, La Casa del Lector ofrece su “III Campamento de Lectura”, para niños de 4 a 14 años. Un campamento urbano con actividades de creatividad, experimentación, ciencia, tecnología y robótica, adaptadas por edades. Su objetivo es experimentar con las diferentes formas de lectura, y el motivo que guiará todos los talleres serán los viajes extraordinarios de un soñador: Julio Verne, cuya obra está plagada de propuestas lúdicas e imaginativas, ideales para el público infantil. Por su parte el campamento urbano que propone Medialab-Prado, para niños de 7 a 12 años, es un “Laboratorio vivo” en el que los participantes, a través del juego, experimentarán la ciencia a través de actividades con luz, agua, magnetismo o sonidos. Su objetivo no es cargar de conocimientos las mentes de los pequeños, sino buscar la forma de que los analicen y asimilen a través de la experiencia y la expresión artística.

“Verano en el Muncyt” es el nombre del campamento urbano que proponen la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología en colaboración con el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Muncyt) para niños de 6 a 12 años. En sus sedes de Madrid y A Coruña, los niños podrán ser científicos durante una semana, y realizarán experimentos y juegos para sumergirse en la ciencia, de forma lúdica y con rigor científico. Y para acercar a los pequeños al mundo de la Arqueología, el Museu Egipci de Barcelona ofrece sus campamentos de arqueología para niños de 9 a 16 años. Se trata de un campamento urbano en el que el objetivo es desarrollar la investigación y promover el conocimiento del antiguo Egipto a través de la arqueología. Lo más interesante: los tres arqueoespacios con recreaciones de yacimientos originales.

Descubrir la flora y la fauna
En los campamentos urbanos del Jardín Botánico de Madrid los niños, de 5 a 11 años, aprenderán qué es la conciencia ecológica y la necesidad de proteger el medio ambiente, un lugar perfecto plagado de la más variada flora para aprender del mundo natural a través de lo lúdico. Y en Faunia, los niños de 3 a 13 años podrán disfrutar de campamentos de verano en los que visitarán la guardería de los dragones de Komodo, aprenderán a elaborar brochetas de fruta para los lemures e incluso ejercerán de expertos paleontólogos buscando restos de dinosaurios.

El campamento perfecto: en casa
Carambola Camp, en Barcelona, es sin duda el campamento más original de todos. Se trata de campamentos a domicilio, donde los monitores aprovechan las instalaciones de la urbanización donde viven un grupo de niños, y allí mismo montan actividades deportivas, talleres de manualidades, gymkhanas y mucha diversión a nuestra propia casa. Los niños se lo pasarán en grande, harán nuevas amistades dentro de la urbanización, y los padres estaréis tranquilos sabiendo que tenéis a vuestros niños entretenidos jugando y aprendiendo en vuestra propia casa.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.