vida sana

El cochinillo, los turrones, la copita de más, el roscón de reyes, las alteraciones en nuestra rutina… Para los que somos de carne y hueso la navidad tiene una consecuencia inexorable: los quilitos de más. Y no sólo eso. Los niveles de colesterol suben y la combinación de sobrepeso, colesterol y sedentarismo es una amenaza para nuestra salud cardiovascular: debemos ponernos manos a la obra cuanto antes.

En primer lugar es importante recordar que las dietas desintoxicantes y los productos milagrosos no son recomendables, ya que pueden poner en riesgo la salud. Lo ideal es aspirar a una salud y un bienestar basados en el equilibrio. En esa misma linea es importante tener en cuenta que en ningún caso hay que dejar de comer. Costumbres como ayunar o no tomar sólidos, únicamente nos llevan a perder peso de forma temporal y nos crean carencias energéticas que suelen terminar en un atracón. Hacer todas las comidas del día nos ayuda a ser constantes en la dieta y mantiene activo nuestro metabolismo. Un metabolismo en buena forma es esencial para perder peso. Por eso se insiste siempre en la dieta de 5 comidas diarias y no dejar pasar más de 4 horas sin comer. No saltarse el desayuno es primordial para la dieta.

Otra cosa a tener en cuenta es que las últimas semanas hemos abusado del alcohol y de todo tipo de bebidas. Nuestra piel se resiente y el resto de nuestros órganos también. Es hora de volver al agua. El agua no tiene calorías, nos hidrata, tiene efectos saciantes… Es la bebida más sana y una gran aliada en las dietas.

En cuanto a los alimentos, estos días más que nunca nos interesa apostar por la llamada Dieta Mediterranea. Frutas, hortalizas, productos lácteos desnatados, cereales integrales, legumbres, pescado azul y frutos secos. Una sana costumbre es la de comer una fruta media hora antes de comer. Por un lado podremos aprovechar mejor las bondades de la fruta, y además nos ayudará a sentir menos hambre a la hora de la comida.

No es nada nuevo que el complemento perfecto de una buena dieta es la constancia con el ejercicio. Tras estos días el cuerpo está especialmente dormido y hay que hacer un esfuerzo extra para ponernos en forma. Debemos tratar de fijarnos objetivos que podamos cumplir y ser constantes. Media hora de ejercicio moderado todos los días es mejor que un intensivo semanal de 3 horas. Buscar un ejercicio que nos resulte gratificante es esencial para conseguir esa constancia.

 

¿Estáis faltos de ideas equilibradas y saludables para las cenas de enero? Hoy Naturarla lanza su primer concurso de microblogging gastronómico. A lo largo del día de hoy os invitamos a todos a que aportéis ideas de 140 caracteres bajo el hashtag de #HoyCenaEquilibrada . El que publique la cena más sugerente (¡y equilibrada!) ganará un recetario* de Arla. Tenéis tiempo desde las 12 h hasta las 19 h, hora española.

¡Nuevos retos gastronómicos de 140 caracteres cada jueves en twitter!

 

* el envío del recetario se limita al territorio nacional español, ¡pero ese no es motivo para que no participéis!