todo-sobre-la-merluza


Natalia Berger

La merluza es un pescado que ofrece múltiples posibilidades culinarias. Su carne es blanda, suave y sabrosa y sus espinas son fáciles de retirar. Hoy aprendemos algunas cosas sobre este pescado, el más apreciado en nuestra gastronomía.

Preparar la merluza

A la gallega, a la catalana, a la vasca, a la bilbaína, a la romana, en salsa verde, a la koxkera, a la sidra… Existen decenas de recetas de merluza en el recetario español. Y es que la merluza, fina y exquisita, es un pescado que ofrece múltiples posibilidades culinarias. Se puede preparar al horno, frita, a la plancha, al vapor, guisada o a la parrilla, rellena… y con todo tipo de acompañantes, de preferencia vegetales: patatas panaderas, pimientos, espárragos, cebollas… Y por supuesto con todo tipo de salsas: mayonesa, tomate, rubia, bechamel, marisquera, verde…

La receta que nos ha elegido Mario Sandoval tiene aires más nórdicos. Nos encanta porque a pesar de ser una receta de lo más sano, es jugosa y sabrosa. ¡Ideal para una buena cena!


Propiedades nutritivas

La merluza es un pescado blanco, de bajo contenido graso y aporte calórico. Es muy rica en proteínas de alto valor biológico y posee además otros nutrientes importantes, como las vitaminas del grupo B o minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio.
Por su bajo aporte calórico la hace ideal para las dietas. También por ser un alimento sano y nutritivo y muy digerible es muy aconsejable para personas de estómago delicado. También en las dietas infantiles se aconseja este pescado, que suele ser fácilmente aceptado por su sabor suave, aunque siempre se puede ofrecer en formas atractivas, como barritas fritas, con salsas o con patatas, o “disfrazada” en forma de croquetas, albóndigas, purés…

Fresca o congelada

Como ya vimos hace unos días, la elección de un pescado fresco o congelado depende de muchos factores. En general se puede decir que, si sabemos reconocer el pescado fresco, es mejor comprarla fresca, por la calidad de su textura y sabor. Aunque es importante mencionar, si se produce una congelación correcta, las propiedades nutricionales se mantienen intactas tras la congelación. Para conocer más detalles consulta este post sobre la congelación de los pescados.
También es importante saber que no todos los pescados sufren igual los efectos de la congelación. En el caso de la merluza, la pérdida de calidad es bastante significativa, debido a su textura “en láminas” que hace que pierda mucha agua y quede seca. En el caso de consumir merluza congelada debemos intentar que el proceso de congelación y descongelación sea lo mejor posible y el tiempo en el congelador no debería exceder los 3 meses.

Curiosidades

  • Existe un gran número de especies, pero la merluza europea común es la que posee la carne más exquisita.
  • Es una especie con hábitos de canibalismo, ya que puede alimentarse incluso de ejemplares de menor tamaño de su misma especie.
  • Los pezqueñines de merluza reciben el nombre de pijota y carioca, pero recuerda: ¡Pezqueñines No!
  • La merluza de pincho (capturada con anzuelo) tiene más calidad que la capturada con arrastre, por lo que es más cara
  • Es el pescado más apreciado y consumido en nuestro país.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.