hummus-


Sano, sencillo de preparar y sabroso, este plato típico de oriente medio se está popularizando cada vez más en occidente. Pocos aperitivos reúnen tantas ventajas. Hoy queremos dedicar un rato a este plato y sus secretos y animaros a que lo preparéis en casa:

Grandes beneficios

Entre las claves del éxito de este plato tradicionalmente oriental está su riqueza nutricional y sus beneficios para la salud. Este sabroso plato es muy rico en proteínas de gran calidad, así como fibra y carbohidratos de absorción lenta. Estas características hacen que este sea un plato muy popular entre deportistas. Además contiene también altas dosis de minerales como hierro, fósforo, potasio, calcio y magnesio así como de vitamina B, niacina, ácido fólico, tiamina y riboflavin. Gracias a estos minerales del garbanzo, el hummus se convierte en un alimento muy beneficioso en situaciones de estrés, irritabilidad, nerviosismo y falta de sueño. También es un plato ideal en caso de dieta por hipertensión arterial, litiasis renal, para eliminar ácido úrico y durante los embarazos. Por si fuera poco se han probado efectos antidepresivos, ayuda a regular los niveles de colesterol y reduce el riesgo de cáncer. Además su contenido en ajo añade propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, germicidas...

Ingredientes

  • 500 gr de garbanzos cocidos (2 vasos)
  • 2-3 cucharadas de tahini
  • 1 diente de ajo
  • 1/3 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • zumo de medio limón
  • agua
  • aceite de oliva y pimentón

La receta

Ponemos todos los ingredientes excepto el aceite y el pimentón en un vaso y batimos. La cantidad de agua deberá ir al gusto de cada cual y dependiendo de la consistencia deseada, pero lo mejor es empezar con poca agua y así ir añadiendo. Los garbanzos es mejor enjuagarlos en un colador antes de realizar la mezcla.

Una vez tengamos la pasta la pasamos a un plato y la extendemos. Es el momento de decorar con algo de pimentón y un buen chorro de aceite.

La salsa Tahini

La salsa tahini es una pasta de sésamo que se utiliza para untar con pan, para acompañar platos orientales o para preparar platos como el hummus, el puré de berenjenas o el falafel. Podemos encontrarla en comercios especializados o prepararla en casa tostando las semillas, triturándolas y mezclándolas con dos parte de líquido por parte de sésamos molido. Es importante recordar que muchas personas son alérgicas al sésamo, por lo que es mejor tener cuidado con esta salsa cuando la ofrecemos a los comensales.

Acompañar el hummus

Una vez preparado el hummus se le puede dar un toque final diferente, siempre con un toque mediterráneo. Podemos probar con albahaca y piñones, tomates secos en aceite o un poco de tapenade y piquillos… A nosotros nos gusta añadir unos daditos de queso Apetina, nueces, cilantro y semillas de sésamo tostadas.

También se puede sustituir el pan de pita por palitos de zanahoria o apio.

El hummus a su vez también puede acompañar todo tipo de platos: carnes, pescados, verduras, arroces

Conservación de hummus

El Hummus se puede refrigerar hasta 3 días y se puede guardar en el congelador durante un máximo de tres meses. Si se queda un poco seco podemos añadir un poco de aceite.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.