nevera limpiar


La nevera o frigorífico contiene los alimentos que vamos a ingerir y por ello es importante mantenerlo limpio: los malos olores alteran las propiedades de la comida que guardamos y los hongos y bacterias, que pueden causar enfermedades, proliferan muy rápidamente. Por eso es conveniente llevar un correcto mantenimiento del frigorífico.

La higiene como rutina

A pesar de que limpiemos el frigorífico con regularidad, siempre es aconsejable seguir una serie de precauciones para su buen mantenimiento diario. Debemos tener en cuenta que, aunque el frío del frigorífico ayude a conservar, si no tenemos cuidado puede convertirse en un nido de bacterias que contaminen los alimentos que queremos conservar. Estos son nuestros consejos para evitarlo:

  • Ante todo debemos controlar la temperatura. Esta debe estar entre 4 y 5 grados. Para ello debemos bajar la temperatura en verano, para compensar el calor del exterior.
  • Los alimentos en descomposición pueden afectar a otros que se encuentren cerca, por eso no debemos dejar los alimentos demasiados días dentro del frigorífico.
  • Metiendo los alimentos en recipientes cerrados evitamos que se derramen líquidos y que unos alimentos contaminen a otros. Además es un sistema más ecológico que el papel de aluminio.
  • Debemos dejar enfriar los alimentos antes de introducirlos en el frigorífico, los alimentos calientes aumentan la temperatura en el interior y aumentan el riesgo de proliferación bacteriana.
  • Si se derrama algo es necesario limpiarlo al instante y en profundidad.

La limpieza

La limpieza general del frigorífico debe realizarse, al menos, una  vez al mes. Debemos seguir estos pasos:

  1. Retiramos todos los productos del interior. Podemos aprovechar este momento para mirar todas las fechas de caducidad y tirar todo lo que esté en mal estado. También es conveniente lavar los recipientes antes de volver a introducirlos.
  2. Retiramos las bandejas.
  3. Para la limpieza del interior, así como de las bandejas, podemos emplear diversas soluciones naturales: podemos diluir vinagre blanco en agua tibia a partes iguales o dos cucharadas de bicarbonato en un litro de agua tibia. También podemos usar agua y jabón.
  4. No es recomendable usar rascadores en el interior del frigorífico, ya que dañan el revestimiento. Podemos usar una esponja y, si lo creemos oportuno, un cepillo de dientes para las esquinas.
  5. Lavamos bien el interior y las bandejas y lo secamos todo con un trapo limpio.
  6. Volvemos a colocar los alimentos, sin amontonarlos demasiado y colocando aquellos más perecederos como la carne o el pescado en la zona más cercana al motor.

Los malos olores

¿Quieres evitar los malos olores en tu frigorífico? A veces por mucho que limpiemos hay olores que no desaparecen. ¿Qué hacer? Existen diversos remedios caseros, por ejemplo introducir un plato con pan empapado en vinagre o un recipiente con bicarbonato. También podemos tomar precauciones como guardar todos los alimentos en recipientes herméticos. Es importante saber que hay alimentos, como las manzanas o las cebollas, que deben ser aislados, ya que por su composición dañan el sabor de los otros alimentos.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.