dejar de fumar-consejos e ideas

Hoy se celebra el Día Mundial sin Tabaco. Todos conocemos el motivo principal para dejar de fumar: la salud. Si ya te has decidido a dar el paso, ¡enhorabuena! Ya sabrás que no es camino fácil, pero con fuerza de voluntad y algunos consejos, puedes recorrerlo con éxito.

Algunas recomendaciones para dejar de fumar

En primer lugar, escoge un día para hacerlo: puede ser una fecha especial, el próximo lunes… el que tú quieras, pero que sea un día cercano y en el que puedas estar relajado. Antes de que llegue ese día, puede resultar muy útil anotar los cigarrillos que fumas y en qué situación; al releer la lista te darás cuenta de que muchos están asociados a determinados actos. También es buena idea que escribas una lista con los motivos que te han llevado a tomar esta decisión, para tenerlos siempre presentes y consultarlos cuando te entren ganas de fumar.

Ya ha llegado el “día D”. Despréndete de todo el tabaco que tengas, ya no lo vas a necesitar. Además, comunica tu decisión a todo el mundo que te rodea (familiares, amigos, compañeros de trabajo…): serán tu apoyo en este proceso y pueden ayudarte a evitar y superar situaciones en las que habitualmente fumas.

Si has anotado los cigarrillos que consumes, habrás identificado que muchas veces fumas de forma automatizada con algunos hábitos: en la medida de lo posible, modifica estos hábitos. Por ejemplo, si fumas con el café, prueba a sustituirlo por una infusión, al menos en las primeras semanas.

Aunque has decidido dejar el tabaco, es normal que te siga apeteciendo fumar, es un hábito que has desarrollado durante cierto tiempo y además la nicotina tiene un gran poder adictivo. Cuando te asalten las ganas de un cigarrillo respira profundamente y cuenta despacio hasta que las ganas se diluyan. Masticar chicle o comer caramelos también pueden ayudarte en este caso. Otro recurso es recordar las otras veces que has superado esa situación y ser consciente de que esta vez también lograrás no fumar ese cigarrillo.

Si sufres síndrome de abstinencia al abandonar la nicotina, puedes consultar a tu médico sobre la posibilidad de realizar una terapia con chicles, parches o pastillas de nicotina. Respecto a la dependencia psíquica del tabaco, practicar técnicas de relajación, aprender a respirar correctamente (http://www.naturarla.es/la-respiracion-esencial-para-sentirnos-mejor), hacer más ejercicio y terapias como la hipnosis o la acupuntura también pueden serte de ayuda. Y puedes ponerte objetivos a corto plazo, quizá te resulte más sencillo pensar “no voy a fumar hoy” que plantearte “no voy a fumar nunca más”.

Beneficios de dejar de fumar

Antes te hemos contado que escribir una lista con los motivos para dejar de fumar puede serte de ayuda en este proceso. Aquí te dejamos algunas de las cosas que ganas al abandonar este hábito.

Ganas salud. Es el motivo más importante para la mayoría de la gente para dejar de fumar. Los beneficios de abandonar el tabaco son inmediatos: a los 20 minutos mejora la presión arterial y el ritmo cardíaco, en un día el monóxido de carbono se ha eliminado del organismo, en una semana desaparece la nicotina del organismo y en un mes: la presión arterial recupera los valores normales. También aumentan las defensas, descansas mejor y tienes más energía.

Recuperas libertad y mejoras la vida de quienes te rodean. Podrás ir a cualquier sitio, sin importar si tienes acceso al aire libre para salir a fumar. Si vives con gente que no fuma seguro que son los primeros en agradecer que dejes este hábito. Y si convives con personas que también fumas quizá se animen a dar el paso.

Ahorras dinero. Y en función de cuánto fumes, el ahorro puede ser considerable. Una forma de motivarte consiste en guardar en una hucha el dinero que destinas cada semana a tabaco. Ese dinero puedes invertirlo, por ejemplo, en una escapada o unas vacaciones.

Recuperas el olfato y el gusto. Volverás a disfrutar plenamente de los alimentos, apreciando todos sus aromas y matices. Y del olor de las flores, de un perfume, del característico olor que deja la lluvia…

Mejoras en la apariencia. Nuestros dientes y nuestra piel también se benefician de la decisión de dejar de fumar. Los dientes no se oscurecen, el aliento es más fresco y previenes enfermedades en dientes y encías. Por su parte, la piel se verá más tersa y brillante, previniendo el envejecimiento prematuro y la aparición de arrugas.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.