caroteno-blog


Natalia Berger

A menudo oímos por ahí que un alimento “es bueno” porque contiene “betacaroteno” o “retinol”. Pero “bueno” no significa nada si no comprendemos de qué se está hablando en realidad. Por eso este mes en “Diccionario de nutrición” te hacemos un resumen de todos estos conceptos relacionados.

La Vitamina A o Retinol

La vitamina A es  necesaria para el correcto funcionamiento de muchos órganos fundamentales en nuestro cuerpo:

  • Su labor es fundamental para la visión, ya que preserva la salud de tejidos especializados. Una ingesta adecuada de vitamina A previene afecciones oculares, como cataratas, glaucoma, perdida de visión o ceguera crepuscular.
  • Es también muy importante en el desarrollo de los huesos, por lo que su déficit podría producir malformaciones esqueléticas o dolores en las articulaciones, debido a la lenta regeneración ósea. Es igualmente importante en la dentición.
  • El sistema inmune también se ve beneficiado. La vitamina A nos ayuda con la prevención de enfermedades infecciosas, especialmente del sistema respiratorio, ya que contribuye al mantenimiento de las mucosas.
  • Es importante para la buena salud de la piel, el pelo y las uñas. Cuando existe déficit de vitamina A el pelo se vuelve seco, las uñas quebradizas y la piel áspera.
  • Tiene carácter antioxidante, por lo que previene el envejecimiento celular y todas las afecciones que se asocian.

Encontramos la vitamina A en alimentos de origen animal, como el hígado, los huevos o los lácteos. En muchos vegetales encontramos una sustancia precursora de la vitamina A, la provitamina A, también conocida como Carotenos.

Carotenos o provitamina A

Los carotenos, y en especial el beta-caroteno, son pigmentos naturales que se encuentran en numerosas especies vegetales. Gracias a estos pigmentos liposolubles (que se disuelven en grasa) que se encuentran en los alimentos de color rojo, naranja y amarillo, o también verde oscuro, el hígado y el intestino delgado son capaces de generar vitamina A.

Entre los vegetales ricos en beta-caroteno tenemos las espinacas, berros, zanahorias, calabazas, tomates, papayas, nísperos, cerezas, las frutas del bosque…

El betacaroteno y el bronceado

Conseguir un bronceado rápido, bonito y a la vez seguro es el objetivo de miles de españoles en esta época. Los alimentos ricos en betacaroteno son muy populares cuando se trata de combartir los efectos nocivos del sol, frenar el envejecimiento celular, prevenir manchas y estimular la producción de melanina. Sin embargo, aunque una dosis correcta de betacoteno favorecerá una piel sana, no existe ningún estudio que evidencie que el consumo de betacaroteno estimule el bronceado ni proteja de los efectos nocivos del sol. Para ello deberemos seguir confiando en las cremas protectoras y los mecanismos  naturales de nuestro cuerpo.

El empleo de suplementos y otros excesos

Aunque la vitamina A sea imprescindible para la buena forma de muchos órganos, eso no significa que debamos consumir tanta vitamina A como sea posible, ya que la hipervitaminosis también accarrea consecuencias. El uso a largo plazo de grandes cantidades de vitamina A podría causar efectos secundarios incluyendo fatiga, irritabilidad, cambios mentales, anorexia, malestar estomacal, náuseas, vómitos, fiebre leve, transpiración excesiva y muchos otros efectos secundarios. En las mujeres que ya han pasado la menopausia, el tomar cantidades excesivas de vitamina A puede aumentar el riesgo de osteoporosis y fractura de cadera.

Por ello, los adultos que consumen productos lácteos, y que además comen una gran cantidad de frutas y verduras por lo general no necesitan suplementos de vitamina A o multivitaminas que contengan vitamina A.

En otro extremos sabemos que el consumo excesivo de verdura rica en carotenos produce hipercarotenosis. Se reconoce por un color amarillento en la palma de las manos, pero no se considera peligroso para la salud.

Casos excepcionales

Algunas personas pueden tener problemas para absorver la vitamina A. Esto puede ocurrir cuando existen enfermedades como la celiaquía, la fibrosis quística o pancreatitis.

Aquellas personas que no consuman huevos o productos lácteos, deberán suplir el déficit de vitamina A con un extra de vegetales ricos en carotenos.

El exceso de alcohol inhibe la absorción de la vitamina A y puede potenciar los efectos nocivos de la vitamina A en el hígado.

La vitamina A en exceso puede causar defectos de nacimiento. Por eso para las mujeres embarazadas es muy importante controlar la ingesta de vitamina A, de todas las fuentes, en los primeros tres meses del embarazo.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.