huerto-noviembre


Volvemos otro mes con nuestros consejos para aquellos que estáis empezando un huerto. “De luto se cubre, el que no sembró en octubre”, reza el refrán y nosotros, con ese gran respeto que merece la sabiduría popular, nos dedicamos a cuidar lo sembrado y hacer frente al invierno. Pero que no cunda el pánico, aquellos que no han sembrado aún pueden acogerse a aquello de “En noviembre, el que tenga que siembre” que, aunque la lista de verduras recomendadas se reduce a medida que entra el frío, este año no está siendo especialmente frío todavía. Veamos uno a uno los cultivos más recomendados y los cuidados que nos exigen:

El consejo del mes

Para los que sembraron rabanitos: como ya dijimos al principio, los rabanitos son ideales para principiantes. No necesitan ser transplantados, exigen poca tierra y su crecimiento es rápido, ¡por lo que aún estáis a tiempo de sembrar y recoger en 4-5 semanas! Para sembrar rabanitos es suficiente con dejar caer las pequeñas semillas a una distancia de unos 3 dedos entre una y otra y hundirlas ligeramente con el dedo. Sabremos que ha llegado la hora de arrancarlos cuando el bulbo esté saliendo de la tierra. Para que no se agrieten y salgan picantes es esencial que no les falte agua. Se pueden cultivar al lado de otras plantas, pero en la proximidad de cebollas se volverán picantes.

Para los que plantaron ajos: el cultivo del ajo también es de los más agradecidos y requiere muy poca planificación, basta con hundir dientes de ajo (de los mismos ajos que compramos en el supermercado) con la punta más fina hacia arriba y colocar las macetas donde les dé el sol. En pocas semanas vamos a tener una jardinera llena de preciosas matas de ajos, que podemos consumir frescos o dejarlos secar para consumirlos más tarde. Si hacemos esto último, en unos meses tendremos de 10 a 15 cabezas de ajos.

Para los que plantaron cebollas: la cebolla es más sensible al frío, por lo en zonas frías será conveniente pensar en formas de proteger a la planta de los cambios bruscos, con acolchados u otros sistemas. Si llegara a florecer, debemos despuntar el tallo floral y, aunque no florezca, es recomendable cortar los tallos para que el bulbo pueda crecer mejor. Los tallos cortados, de agradable sabor, pueden comerse en ensalada.

Cuando los vértices de las hojas de la cebolla empiezan a ponerse amarillo, es el momento de retorcer y romper sus cuellos, dejándolos ahí mismo en contacto con la tierra. Este acto da inicio a la maduración de la cebolla. A la vez hay que levantar los bulbos de las cebollas, preferentemente con una horquilla, teniendo mucho cuidado de no dañar su piel, desenterrándolos no del todo. Este acto iniciará el secado del bulbo. Unos días después se desentierran completamente y se dejan secar al sol sobre la tierra por 2 semanas. Es muy importante que  queden bien secas.

 

Qué plantar en noviembre

Aunque noviembre no sea el mes siembra por excelencia, siempre hay quien quiere darle uso a esa maceta que está deseando ser productiva y, aunque la variedad es menor, siempre hay algo que sembrar. Veamos la tabla de este mes, con las variedades y todo aquello que necesitamos para empezar su siembra:

plantar-noviembre

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.