huerto-octubre


En Naturarla nos hemos propuesto acompañaros en una aventura por la horticultura casera, queremos que os animéis a aprovechar terrazas, patios y hasta ventanas para hacer crecer vuestros propios alimentos. Se trata de una experiencia reconfortante y muy saludable. Algunos ya os apuntasteis el mes pasado, los que no no os preocupéis , ¡siempre se está a tiempo! Veamos cuales son nuestros consejos de este mes.

Consejo del mes
Ya hablamos el mes pasado de las características fundamentales de nuestro huerto, hoy llega la hora de empezar a ensuciarse las manos en una de las tareas básicas de un huerto. Como iremos viendo, muchas de las hortalizas deben iniciar su siembra en un semillero. Por eso hoy veremos, paso a paso, cómo podemos hacer nuestros primeros cultivos en semillero:

  • El sustrato: El sustrato es la base de un buen cultivo, especialmente cuando las plantas están limitadas en pequeñas macetas o mesas de cultivo y no pueden buscar nutrientes, por lo que nuestra recomendación es jamás ahorrar en la calidad del sustrato. De forma general se considera que un buen sustrato tiene volumen y esponjosidad, poco peso, hidratación y gran cantidad de nutrientes. Para conseguirlo lo mejor es mezclar sustrato universal (en un 60% aproximadamente) con fertilizantes naturales como humus de lombriz o estiércol de gallina. También podemos añadir corteza de coco. Se deshace en agua y se mezcla, aportando mucha esponjosidad al sustrato, que ayudará al crecimiento de las raíces. En el caso de un semillero podemos sustituir el sustrato universal por tierra específica para semilleros. Esta tierra es más ligera y permite a las pequeñas raíces jóvenes desarrollarse.
  • La preparación del semillero: Podemos elegir semilleros de plástico, que podremos reciclar en futuros cultivos, o semilleros biodegradables, que se pueden transplantar sin necesidad de sacar la planta y por lo tanto con menos riesgo. Las semillas debemos ponerlas un tiempo en remojo antes de introducirlas en la tierra. Luego colocaremos una semilla en cada hueco, la profundidad a la que dejamos la semilla debe ser aproximadamente el doble de su tamaño. El objetivo del semillero es poder proteger mejor las plantas durante su etapa más vulnerable, por lo que evitaremos las temperaturas extremas y regaremos con mimo. Por norma general se puede decir que cuando la planta alcanza un tamaño que sea el doble del recipiente, ha llegado el momento del transplante.
  • Las hojas embrionarias y el choc embrionario: Las primeras dos hojas de una planta se llaman las hojas embrionarias. Son las hojas que se encargarán de aportar los nutrientes durante la primera etapa de crecimiento y luego morirán. Durante esta primera etapa vulnerable de la vida de la planta es muy habitual que se produzca el llamado “choc embrionario”: el tallo oscurece y la planta muere. Esto ocurre por algún tipo de hongo que pueda haber en la tierra y para evitarlo podemos emplear un remedio natural muy efectivo: preparar una infusión de manzanilla y pulverizar con ella planta y tierra. Su efecto desinfectante ayudará a mantener la planta protegida de una forma natural.

Qué plantar en octubre
Ya sea en semillero, en macetas, en mesas de cultivo o en tierra… lo más importante es saber qué plantar este mes. Nosotros, como todos los meses, te hemos preparado un tabla con toda la información que necesitas: requisitos para un tipo de cultivo, cuidados y tiempos que debes tener en cuenta. Consúltala en este PDF:

plantar-octubre

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.