La berenjena


Penelope Coronado

La berenjena es un fruto de forma esférica y alargada, con una piel lisa, brillante y generalmente de color morado oscuro, motivo por el cual se ha generalizado el llamar “berenjena” al color propio de este vegetal. Según sea su variedad, ese color propio de la berenjena varía del morado o negro al púrpura o es mezcla de colores blanco, negro y morado. Su pulpa tiene una textura esponjosa, de color blanco y con pequeñas semillas de color amarillo. Se encuentra disponible todo el año, al ser cultivada en invernadero durante las épocas de bajas temperaturas, pero las más ricas llegan en los meses de verano.

Su cultivo es antiquísimo y originario del sudeste asiático, concretamente de India, Birmania y China. Serían los comerciantes árabes quienes la dieran a conocer en el norte de África y más tarde, ya en la Edad Media, entraría a Europa desde la España musulmana, extendiéndose su cultivo por el Mediterráneo, especialmente a Francia e Italia.

Cada país tiene su plato propio compuesto principalmente por berenjena. En España están la Samfaina, la Escalivada ó el Espencat propios de Cataluña, los griegos tienen la Mousaka, los turcos tienen el Imam Bayildi, los italianos, que en su gastronomía dan mucho uso a la berenjena, tienen la Caponata, y está el Ratatouille, el plato más famoso plato que contiene berenjena.

A la hora de cocinar, la berenjena debe tomarse siempre cocinada, muy pocas veces cocida, y nunca cruda. Y en el momento de comprarla, hay que seleccionar siempre berenjenas firmes, que pesen, que tengan una piel suave y brillante y con tallos frescos y verdes. Son más dulces y tienen menos semillas las berenjenas pequeñas o medianas que las grandes. Una vez las hayas comprado, úsalas lo antes posible para que guarden mejor su sabor y no se amarguen.

Propiedades y beneficios

La berenjena contiene un noventa por ciento de agua, muy pocas grasas y, si se toma con piel, fibra. Por eso, por su bajo aporte calórico,  es muy recomendable en dietas de adelgazamiento. Posee vitaminas A, B1, B2, C y E, minerales como el hierro, el calcio, el fósforo o el potasio y otros elementos como el ácido fólico y la fibra.

¿Y en qué nos beneficia añadir la berenjena a nuestra dieta habitual? Al contener una gran cantidad de agua, la berenjena es un excelente diurético. Su alto contenido en vitamina E  la convierten en un gran antioxidante, cosa que ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer al inhibir el crecimiento de las células cancerígenas. También actúa como desengrasante, por lo que es muy recomendable consumir para paliar alimentos ricos en grasas, y es recomendable para la circulación, para reducir el colesterol y prevenir la arteriosclerosis.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.