lurpak-caducidad


Según un estudio realizado en España por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente cada español desecha de media 163 kg de alimentos al año. Simultáneamente se estima que tres millones de personas pasan hambre sólo en España.  En Naturarla hemos dedicado ya varios artículos con recomendaciones para tirar menos alimentos, consejos para mantener los productos frescos por más tiempo y para mantener la nevera limpia, evitando que proliferen las bacterias. También hemos comentado algunas recetas de aprovechamiento para la época de más desperdicio: la navidad. Hoy queremos abordar un tema que, por desinformación, hace que muchos productos perfectamente aptos para el consumo terminen en la basura: la diferencia entre “Fecha de caducidad” y “Consumo preferente”.

La fecha de caducidad indica la fecha límite tras la cual un producto podría ser perjudicial para la salud, por lo que debe desecharse.

La fecha de consumo preferente se emplea para alimentos con bajo riesgo de contaminación bacteriana, indica la fecha tras la cual el fabricante no puede garantizar que se mantengan las propiedades organolépticas del producto, como sabor, olor, textura, gusto, color… Podría incluso afectar a las propiedades nutritivas. Pero no supone un riesgo para la salud, por lo que podemos consumirlo sin miedo.

Aunque no existe un límite fijado para tomar un producto después de su fecha de consumo preferente, los expertos llaman al sentido común. Mirar, oler y catar. Si hay algún sabor o aroma desagradable, no hay por qué comerlo.

Ya sabes que lo importante es comprar con cabeza y consumir los productos antes de la fecha límite, que es cuando podemos disfrutarlo. Pero si alguna vez te vence la un producto en el frigorífico, fíjate bien antes de tirarlo a la basura.

Y en casa… ¿qué hacéis con los productos vencidos? ¿Os ha servido este artículo para aclarar dudas y mejorar en el futuro?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.