proposito-hemisferio-cerebral


Es posible que hayas oído hablar alguna vez de los dos hemisferios del cerebro y como cada hemisferio se usa para cosas diferentes. Para la mayoría de las personas hay una parte del cerebro que es dominante y nos hace mejores en cierto tipo de actividades y lo habitual es que sea la parte que más estimulemos, especialmente si es la izquierda. Pero aprender a estimular el hemisferio que usamos menos puede ser un ejercicio muy interesante, ya que el uso equilibrado de ambos hemisferios nos permite aprovechar mejor las posibilidades de nuestro cerebro. Esa es la propuesta de esta semana: dedicar unos minutos cada día a la estimulación del hemisferio cerebral que menos usemos.

– Si tu hemisferio dominante es el izquierdo…

El hemisferio izquierdo del cerebro lo usamos para razonar, analizar y calcular. Es matemático y verbal, secuencial y pragmático. Esas son las cualidades que se han potenciado en la escuela durante muchos años, por lo que la predominancia del hemisferio se ha asociado con la inteligencia y es habitual que aquellos que usan más esta parte olviden por completo la necesidad de la otra. Sin embargo el pensamiento se beneficia de un uso equilibrado de ambas partes, por lo que no queremos tener atrofiada ninguna parte del cerebro.

Para estimular tu parte derecha del cerebro puedes empezar por cosas como cambiar de hábitos o tratar de hacer varias tareas (simples) a la vez, como limpiar y escuchar música.  También puede ser útil practicar la memoria fotográfica o usar el cuerpo y las manos para expresarte, haciendo manualidades como la arcilla o jugando a juegos de gestos.

– Si tu hemisferio dominante es el derecho…

El hemisferio derecho es el lado artístico, creativo y musical del cerebro. También se encarga de automatismos necesarios para simplificar nuestra vida, como la intuición, la síntesis de algo complejo en un todo o la combinación de tareas. La percepción, las emociones y los sentimientos también se dominan desde ese lado del cerebro.

Si tu parte dominante es la derecha debes potenciar la parte analítica: Los ejercicios apropiados incluyen las palabras cruzadas, los juegos de números como el Sodoku, y la organización de listas. Oblígate de vez en cuando a analizar y planificar tus decisiones y a organizar lo que vas a hacer.

– Combina ejercicios

Combinar los ejercicios de ambos hemisferios es la forma más efectiva de unir las dos mitades de tu cerebro y comenzar a pensar en forma integral.

En esa línea puedes alternar ejercicios o puedes practicar un simple ejercicio llamado juego de la NASA que, como habrás adivinado, se usaba para entrenar a astronautas. Consiste en escribir en un papel grande o pizarra todo el abecedario en mayúsculas. Luego debajo de cada letra escribir aleatoriamente “i”, “d” o “j”, que corresponden a las palabras izquierda, derecha o juntos. Para el juego uno se debe colocar de pie frente al abecedario y decir en voz alta las letras y levantar el brazo izquierdo, derecho o ambos, según la letra que esté escrita debajo. Si hay alguna equivocación debe comenzarse de nuevo desde la letra A. En una segunda etapa del juego se hace lo mismo pero empezando por la Z y terminando por la A. Las dos últimas etapas del juego son el más difícil todavía: mientras se repite desde la A hasta la Z o viceversa, también se movilizan las piernas, pero de forma cruzada. Es decir que cuando se levanta el brazo izquierdo se combina con la pierna derecha, o cuando se levanta el brazo derecho, pierna izquierda y cuando es “juntos”, se abren simultáneamente piernas y brazos

Otro ejercicios que te puede ayudar a potenciar la parte menos dominante de tu cerebro es usar la parte menos dominante de tu cuerpo: jugar a pelota con el pie zurdo, garabatear con la mano que no solemos usar o, en el día a día, tratar de hacer las cosas de la forma “difícil”. Eso activará el hemisferio que usas menos y tendrá sus consecuencias en tu forma de pensar. Una vez hayas aprendido a ser hábil con ambas partes podrás hacer ejercicios de coordinación, como malabarismos y otros, de modo que el uso simultáneo de ambas partes sea algo natural.

Entrenar ambos hemisferios del cerebro tiene como resultado una mayor creatividad, resolución más ágil de problemas, flujo de ideas novedosas, incremento de motivación, etc. Por eso nuestra propuesta de la semana es que te unas a los entrenamientos.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.