Champiñones, un hongo antioxidante


Con la llegada del otoño arranca la mejor época del año para comprar champiñones, un tipo de hongo muy utilizado en todo el mundo y que tiene innumerables usos en la cocina: ya sea crudo en ensalada o cocinado como base para guisos, pastas, salsas, pizzas o risottos. No son un producto que se conserve largo tiempo, por eso es mejor consumirlos al poco de comprarlos, aunque hay algunos trucos para conservarlos durante más tiempo, como ponerlos en la nevera dentro de una bolsa de papel o en un bote hermético.

Seguramente los champiñones sean las setas u hongos más populares y apreciados en todo el mundo. Su cultivo y su uso culinario, desde hace menos de tres siglos, se atribuye a los franceses. Pero lo cierto es que los chinos llevan empleándolos desde tiempos inmemoriales, y es que el consumo de setas es antiquísimo, aunque hasta hace pocos siglos no se cultivaban, sino que se recolectaban en los bosques. Los egipcios, por ejemplo, las usaban bajo la creencia de que proporcionaban inmortalidad. Y sólo los romanos de las clases sociales de mayor rango consumían setas como la mayor de las exquisiteces.

Propiedades y beneficios

El champiñón contiene más de un noventa por ciento de agua. Su contenido calórico es bajo, por eso es muy adecuado en dietas depurativas o para perder peso. Aporta muy pocas grasas y las que posee, como ácido linoleico, son muy saludables. Es muy rico en fibra y en proteínas. Posee vitamina A, C, D, y vitaminas del grupo B, como B1, B2, B3 y B5. Además tiene un alto contenido en minerales como cobre, iodin, manganeso, zinc, destacando su alto contenido en fósforo, magnesio, potasio y selenio, un gran antioxidante, es decir, que ofrece protección celular dentro del cuerpo humano.

Este hongo ha sido recientemente catalogado como el alimento que contiene un mayor número de antioxidantes, y el de mayor poder anticancerígeno. Las últimas investigaciones apuntan a que su acción sobre el cáncer es debida a la riqueza en selenio, un valioso antioxidante y destructor de los radicales libres que atacan a las células y pueden acabar desencadenando procesos cancerosos.

Además, los champinones poseen propiedades estimulantes, fortalecen el sistema de defensas, reemplazan a la carne como fuente de proteinas, adelgazan la sangre, miniminizan los niveles de colesterol malo y son antiviricos. En las culturas asiáticas se les considera tonicos de la longevidad, que también previenen los ataques cardiacos y alivian los dolores de cabeza.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.